23 de Septiembre del 2018

Medios al servicio de la sociedad

Por Daniel Fajardo / /

Tras el triunfo de nuestra selección mexicana de fútbol femenil en la justa olímpica centroamericana, además de otros logros por parte de los seleccionados en diversas disciplinas, la opinión pública se mostró indignada tras el poco seguimiento y protagonismo de estos triunfos en los medios, en comparación de la exagerada cobertura que el fútbol varonil tiene sin que los resultados de este selectivo avalen la sobrevalorada atención que se les da en cobertura versus triunfos que sí deben destacarse. 

Una mala costumbre

Si hacemos una revisión histórica de este suceso, descubriremos que es una historia que se repite en cada competencia internacional, la cobertura del fútbol es exagerada versus otras disciplinas que requieren la misma atención para poder despegar en nuestro país.

Entonces ¿qué debemos de hacer diferente para lograrlo?, la nota del poco apoyo que los medios dan a otras disciplinas parece ser una noticia calculada, que sabremos despertará el enojo de las personas para después perderse entre otras notas y de ahi, hasta la siguiente competencia internacional en la que podamos realizar este comparativo.

(Al cierre de esta edición la opinión pública dejó a un lado el tema de este triunfo como mejor evidencia de nuestro argumento)

Este acto no es más que el reflejo de nuestro comportamiento social, los medios son vistos como un espacio para demandar pero no para solucionar.

La eterna pugna entre sociedad y prensa trata sobre la apertura hacia temas que deben ser dados a conocer pero una vez que estos llegan ¿cuál es el siguiente paso?

Una sociedad con la madurez obligada por ser una sociedad de la información, ya no puede sentirse satisfecha con tan solo llevar un tema al terreno de la opinión pública, debe pensar en la manera en lo que se hará cuando esta información sea del conocimiento de todos.

Relación simbiótica para el desarrollo

De ahí podemos dividir esta idea en dos grandes responsabilidades, la primera por parte de la sociedad y sin caer en este paradigma casi atemporal, de creer que es culpa de los medios que nuestro país viva en la situación que tiene y más cuando con resultados se ha demostrado que mediante redes sociales y la comunicación digital las personas pueden enterarse, si así lo desean, de lo que realmente está sucediendo.

Por otra parte los medios de comunicación, estos deberán asumir con mayor responsabilidad las coberturas, rescatar el proceso de investigación periodística que es vital para ofrecer algo más a la sociedad que la simple cobertura que cualquier red social puede ofrecer. Los medios de comunicación deben estar un pasito adelante de esta necesidad, deben ser un vehículo para la resolución de un conflicto mediante el conocimiento.

Al final no se trata de buscar un culpable, medios y sociedad tienen una relación simbiótica para el desarrollo, ninguno puede estar por encima de otro, ambos deben trabajar en equipo para lograrlo.

Una sociedad que asuma el papel de exigir calidad en los contenidos y un medio de comunicación dispuesto a difundir algo más allá del simple trámite de informar.

Los mensajes no son simples productos desechables, deben ser un vehículo para el desarrollo, si queremos usar a los medios para denunciar, debemos también estar listos para asumir el compromiso de atender este llamado y hacer algo para solucionar lo que se demanda. La prensa por su parte debe dar seguimiento a esta denuncia y no detenerse hasta que la solución haya llegado. 

Comparte tu opinión con nosotros en @mimfo_comunicación y www.mimfo.com

Juan Nájera

Publicidad