Tuesday, 31 de January de 2023

Política

El cacicazgo de Barbosa en el PRD poblano: 20 años de controlar dirigencias y candidaturas

- Foto: Especial / Central

Tras su renuncia al Sol Azteca, el senador pone fin a más de dos décadas de control del partido en Puebla, en donde hizo y deshizo a voluntad

Por Osvaldo Macuil / @OsvaldoMacuil /

Con la renuncia de Luis Miguel Barbosa Huerta al Partido de la Revolución Democrática (PRD) se terminan 20 años del cacicazgo que el senador mantuvo en el Sol Azteca poblano, pues desde 1997 cuando asumió la dirigencia estatal, se convirtió en el “dedo divino” que designaba presidentes partidistas que le rendían cuentas y que no tomaban decisiones sin consultarlo. También se encargó de poner a sus alfiles en el Congreso local y en cada puesto que consideró importante. 

La izquierda mexicana está marcada por historias de traición y la del originario de Tehuacán es una más de ellas. A mediados de la década de los noventas, dejó el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y fue cobijado por la corriente Izquierda Democrática Nacional (IDN), la cual lo catapultó a la presidencia estatal del PRD. Pronto olvidó al grupo que lo arropó por años y se alió con Nueva Izquierda, la tribu de “Los Chuchos”.

Una vez que asumió el liderazgo del perredismo en 1997 nunca lo soltó. Al mismo tiempo construyó su imagen nacional en el PRD. En 2001 concluyó su dirigencia estatal y posteriormente se convirtió en diputado federal, consejero nacional y líder nacional de Nueva Izquierda. Su último cargo como perredista, senador de la República y coordinador de la bancada de este partido, lo cual le permitió ser el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara Alta.

El ex perredista Jorge Méndez Spínola fue el responsable de la llegada de Barbosa al Sol Aztca. Él entonces líder de IDN le dio asilo político tras su salida del PRI y después de varios años, le dio su aval para ser dirigente estatal.

Muchos me acusan que yo traje a Barbosa al PRD. Así fue. En los noventas lo conocí en Tehuacán. Me dijo que quería venir al partido, y lo apoyamos para que entrara”, reconoció en entrevista con CENTRAL el ahora activista y defensor de derechos humanos.

En 2010, Barbosa fue fundamental para lograr la alianza con Rafael Moreno Valle y catapultarlo al gobierno estatal. El escenario político no fue el esperado por los barbosistas que terminaron relegados.

A partir de 2015, los morenovallistas se infiltraron en el PRD y se quedaron con Nueva Izquierda para adueñarse de la dirigencia estatal. Barbosa dio paso a una nueva corriente: el Frente de Izquierda Progresista (FIP).

Recientemente el legislador fue defenestrado de la coordinación parlamentaria del PRD en el Senado de la República por apoyar públicamente a Andrés Manuel López Obrador. Después del conflicto político anunció que este lunes renunciará a su militancia.      

El control de Barbosa en el PRD

Luego de concluir su mandato como dirigente estatal del PRD en 2001, Barbosa impone a su sucesor, Sixto González Benitez, lo cual desata la guerra con el grupo de Méndez Spínola.

Durante varios años la dirigencia nacional designa dirigencias provisionales por la falta de acuerdos en Puebla. En 2005 el grupo barbosista regresa a la dirigencia estatal con María Elena Gutiérrez; tres años después designan a Miguel Ángel de la Rosa; sigue Eric Cotoñeto Carmona y concluye la lista Socorro Quezada, actual presidenta.

Aunado a ello, Luis Miguel Barbosa tenía el control del Consejo Estatal y decidida quienes eran registrados en las candidaturas del partido, principalmente en las diputaciones plurinominales. 

Edgar Alonso Cañete fue el primer diputado plurniominal elegido por él, aún como dirigente estatal.

En 2002 llegan al Congreso con su bendición Susana Wuotto y Teodoro Lozano.

Tres años después, el elegido del PRD por la vía plurinominal es Rodolfo Huerta. Para 2008, designa a Irma Ramos y Melitón Lozano.

En 2010, tras negociar con el morenovallismo, el perredismo obtiene dos curules, la de Antonio Gali López que ganó un distrito de la capital y la de Eric Cotoñeto Carmona por la vía plurinominal.

Para 2013, la última vez que se alió con Moreno Valle, Barbosa logro cuatro diputaciones locales con Carlos Martínez Amador e Ignacio Mier Bañuelos de mayoría relativa, y Julián Rendón y Socorro Quezada de representación proporcional.

La historia de Méndez Spínola 

Algunos medios me han responsabilizado de que fui el conducto de la llegada de Barbosa al PRD y así fue. En ese tiempo fue cuando se inició la conformación del PRD. Se agrupó con la corriente Izquierda Democrática Nacional”.

Méndez Spínola narró que en la primera mitad de la década de los noventa conoció a Barbosa en Tehuacán en un foro realizado sobre la reforma electoral que impulsaba el PRD.

Ahí le solicitó sumarse a las filas de la izquierda poblano, pues tenía conflictos irreversibles con la Confederación Nacional Campesina (CNC)   

Ya siendo presidente estatal, ocupó el cargo como plataforma para aliarse con “Los Chuchos” y no solamente llegó al Consejo Nacional, fue diputado federal y se convirtió en coordinador nacional de Nueva Izquierda”.

El ex dirigente de IDN detalló que Barbosa aprovechó que algunos perredistas, entre ellos él, se fueron a trabajar con Cuauhtémoc Cárdenas a la jefatura de gobierno del Distrito Federal y ante las ausencias se adueñó del partido.

Siendo presidente estatal, aprovechó mi ausencia. Me fui a la Ciudad de México a trabajar con el ingeniero Cárdenas y eso influyó para que finalmente hiciera y deshiciera. Nos dio la espalda”.