Monday, 01 de June de 2020

Cultura

Iñarritu pide a mexicanos crear un “terremoto cultural” para cambiar el país

- Foto: Especial

“Más de 76 por ciento de la población de Chiapas vive en la pobreza. En Oaxaca, 67 por ciento vive en la miseria. Más de 50 por ciento de los jóvenes de toda la república viven en la pobreza total”, dijo el cineasta mexicano

Por La Jornada /

El director mexicano Alejandro González Iñarritu declaró que “No creo que exista otro país que tenga tanta empatía y un corazón tan grande ante la tragedia como el de los mexicanos”, pero advirtió que las soluciones a largo plazo dependen de una sociedad que obligue a los gobernantes a responder a los problemas de fondo del país y rendir cuentas a todos.

En un evento de recaudación de fondos en apoyo a las comunidades afectadas por los sismos de septiembre en México, organizado por el grupo promovido por empresarios Friends of Mexico y el Americas Society/Council of the Americas, en esta ciudad la noche del martes, el reconocido cineasta agregó que “si queremos arreglar las cosas de fondo, debemos de extender nuestra pasión no sólo a lo inmediato” al señalar que “nuestra capacidad de prevenir, planear y responder al mediano o largo plazo es nula o muy deficiente”.

“Nuestra capacidad para responder a lo inmediato con una pasión y generosidad explosiva es quizá las más grande del mundo”, dijo. Pero, indicó que “pareciera como si el incendio pasional de nuestra respuesta a lo inmediato consumiera nuestra habilidad de responder, ya no con el corazón, si no con la cabeza, hacia las cosas que exigen no euforia, sino constancia, compromiso, rigor y disciplina. Si no para evitar el terremoto, sí poder evitar las consecuencias tan terribles de este tipo de eventos naturales en nuestras comunidades más pobres”.

Opinó que “la única y verdadera solución a mediano y largo plazo, sólo la tiene el gobierno” tanto por los recursos pero también la responsabilidad pero lamentó que “desafortunadamente, el estado de corrupción, impunidad y descomposición rampante de nuestro gobierno no lo ha hecho. México es un país donde no hay reglas. Y si las hay, éstas se rompen o están hechas de tal manera que quien las rompe no paga las consecuencias”.

En la cena en el Americas Society/Council of the Americas participaron más de cien personas, entre ellos directivos de empresas internacionales y mexicanas y del ámbito artístico y se recaudaron casi 12 millones de pesos. Alejandro Ramírez Magaña, presidente del Consejo Mexicano de Negocios y director general de Cinépolis dijo nombre de Friends of Mexico que se superó el objetivo de este evento. Se informó que “Friends of Mexico” destinará esos fondos para esfuerzos de reconstrucción en las comunidades más afectadas a través del Fideicomiso Fuerza México.

Gonzalez Iñárritu, el orador invitado y uno de los mexicanos de mayor perfil en Estados Unidos, recordó sus experiencias en el sismo de 1985 cuando estaba en la Universidad Iberoamericana y afirmó que “El pasado terremoto de México ha abierto una grieta que ya conocemos. Al igual que en el 79 o el 85, esta grieta ha expuesto de nuevo una herida muy profunda cuya costra se desmorona cada vez que la tierra nos sacude. Esta dolorosa herida se ha venido cubriendo y encubriendo con curitas y aliviado temporalmente con aspirinas”.

 “Fue inspirador y emocionante ver cómo la sociedad tomó la ciudad de una forma horizontal y se entregó de forma total para proveer ayuda y vigilar que esta se llevara a cabo de una forma justa y efectiva… fue una sinfonía de lo que somos capaces y el dolor trajo, como siempre, una ráfaga de esperanza”.

Pero, advirtió que esta gran respuesta y toda la asistencia no será suficiente “si no atendemos la causa, no creo que haya muchas más curitas ni aspirinas para mantener vivo a este paciente agotado y moribundo”

Detalló que “más de 76 por ciento de la población de Chiapas vive en la pobreza. En Oaxaca, 67 por ciento vive en la miseria. Más de 50 por ciento de los jóvenes de toda la república viven en la pobreza total” y las decenas de miles de casas frágiles que fueron destruidas en el sismo.

Estas “condiciones inaceptables no son debido a desastres naturales, sino ocasionadas por desastrosos y destructivos seres humanos que han desviado los recursos que se suponía iban hacia la comunidad pero han ido a parar a ranchos, propiedades y cuentas personales”, afirmó. Acusó que esta situación es resultado de décadas en que los gobernantes han “traicionando la confianza” de la ciudadanía “robándose a manos llenas lo que tendría que haber ido a la educación, la salud, la urbanización y mil necesidades más”.

“¿Hasta cuándo toleraremos que nos roben un país tan rico en recursos naturales, en cultura, diversidad, nobleza y potencial como el nuestro? ¿Hasta cuándo nos la vamos a creer, carajo? Será una decisión de los jóvenes si quieren seguir viendo y viviendo en un país despojado, o en uno reconquistado por ellos mismos”, puntualizó.

Frente a la historia de todo esto, González Iñárritu concluyó que se requiere de “un terremoto cultural” exigiendo un país transparente libre de corrupción e impunidad, y con ello “México será el país que se merecen todos los que salieron a ayudar el pasado 19 de septiembre”.

La Jornada