Thursday, 21 de November de 2019

¿Qué hacer en caso de crisis?

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

Los recientes eventos en el país han puesto a la población en una situación de emergencia. Sismos y huracanes han devastado ciudades y generado caos. Con éste, fallecimientos, heridos, pérdidas materiales, fallecimientos y por supuesto, crisis nerviosas y ante todo esto, la pregunta ¿qué hacer en caso de crisis?

Aquí una lista para ser útil ante una situación de emergencia:

Salva tu vida: instintivamente buscaremos sobrevivir, por favor, hazlo. Desaloja, resguárdate, deja lo material a un lado. Perder diez segundos de oportunidad de vivir por regresar por tus pertenencias, no lo vale.

Ayuda si puedes: acompaña y contén a las personas en crisis nerviosa. Ayuda a otras personas a salir y no estorbar el desalojo.

Respira, llora, abraza a alguien: es natural, no está mal y a veces es necesario para poder volver a la funcionalidad. Está bien tener miedo ante un acontecimiento como los que hemos pasado.

Si hay alguien en pánico o con un ataque de ansiedad: acércate, toma su mano, coordina su respiración. Hazle saber que estás ahí para él o ella, que no está solo/a.

Sé empático/a: ante una tragedia todos sufrimos y a veces para sobrellevar el dolor y el miedo sólo necesitamos saber que hay otros pasando por lo mismo.

Si tienes mascota: abrázala, dale tranquilidad y obtén también algo de su paz. Los animales tienen una excelente autorregulación ante el caos y rápidamente se recomponen para sobrevivir. También necesitan tu contención pero a cambio te darán mucha calma. No los abandones.

Acepta tus limitaciones: si no estás capacitado para ayudar o no estás en condiciones físicas de hacerlo, da paso a personal especializado o en posibilidad de ayuda. Busca la mejor manera de contribuir y no obstaculizar la labor de otros.

Olvida lo material: de verdad olvídalo. Incluso ante la pérdida de tu hogar y aunque el dolor de perder el patrimonio es inimaginable, haber preservado tu vida, tu familia y tu salud es invaluable. No pienses en lo que ya no tienes, piensa en lo que sí.

Sobra decir que ante la tragedia, POR FAVOR, evita conductas abusivas. Explora tu sentido de humanidad y sé solidario.

¿QUÉ HACER CON LOS NIÑOS?

Los niños son la población más vulnerable ante una catástrofe y sus requerimientos son especiales. Ya sean tus hijos o pequeñitos que están cerca de ti durante la desgracia, puedes ayudar ante esta terrible experiencia:

Dile “todo va a estar bien”: los niños necesitan certeza, una guía, saber que aunque estén aterrados hay esperanza. Tú puedes darles eso.

Dile “no te voy a dejar”: sin importar si son tus hijos o es algún niño en tu lugar de trabajo o incluso si no lo conoces, es importante que ante la tragedia no tengan sentimiento de abandono.

Dale la mano o abrázalo/a: los niños necesitan mucho más contacto físico que los adultos, éste puede ayudarles a regular su respiración, bajar la ansiedad y sentirse seguros.

No subestimes su humor: puede ser que haga un chiste o alguna pregunta graciosa, es su forma de integrar la experiencia, ríe si puedes o al menos refuerza su sentido del humor con una sonrisa.

No lo regañes: puede ser que no comprenda la magnitud de la tragedia y que se comporte de manera “inadecuada” o que incluso haga berrinche. No lo reprendas, habla con él o ella y pídele de manera clara que siga tus instrucciones sin herir o devaluar.

Juega: dale instrucciones y ayúdale a sobrevivir a lo que sucedió jugando “a resguardarse”, “a guardar silencio”, “a ayudar”, “a esperar”.

Protégelo de imágenes impactantes: no es adecuado que los niños pequeños vean las noticias, videos o fotografías de derrumbes o heridos. Protege su inocencia evitando que vea cosas que le perturbarán y que le crearán miedo. Si estás en medio de la tragedia, cubre sus ojitos, abrázalos, recurre al punto anterior y juega “a ver quién puede tener los ojos cerrados más tiempo”.

Dales una rutina: después de la tragedia es importante retomar una rutina aunque sea distinta a la que tenían, los niños necesitan la seguridad de un horario o de una serie de actividades repetitivas para no sentir incertidumbre y temor. La mayoría de las asociaciones que trabajan con población que ha sufrido desastres establece actividades sistemáticas para los niños, carpas de juego, labores escolares, entre otras cosas que dan una sensación de normalidad a los pequeñitos.

Tenemos mucho por hacer desde donde estamos. Todos podemos ayudar a contener una crisis emocional y a ayudar a la población más vulnerable en estos casos. Es NORMAL sentir miedo, ansiedad, enojo, incertidumbre, desesperación en estos casos, no intentes bloquear tus sentimientos, reconócelos y encáusalos.

Aprovecho este espacio para dar mis condolencias a todas las personas que perdieron a algún ser querido, y para enviarles un abrazo solidario a todos los que lo vivimos en Puebla. 

ANTERIORES