Sunday, 26 de May de 2019

Qué perro fiel mi amigo Leobardo Soto

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

Ok corrección, Leobardo Soto no es y nunca será mi amigo.

De perro no tiene nada, sería una vergüenza para la especie canina. Ni es fiel, ni es noble ni es buen compañero

Guauuuu, guauuuu, guauuuu.

Más bien es como una rata gris y rabiosa que roba, que muerde y que traiciona y si no me creen, pregúntele a Erika Díaz, pues el amor que le juró se acabó cuando vio unas latitas de atún y un pedazo de queso.

Entre todas las especies animales que habitamos la fas de la tierra, los peores son las ratas, ni siquiera las cucarachas, las zorras o las víboras, no hay nada peor que un roedor.

Guauuuu, guaaaauuu, guauuuu.

De tal magnitud han sido las traiciones de Leobardo Soto que debería estar su nombre inscrito en el muro de los traidores. Se lo ha hecho a su gran partido el PRI, a Blanca Alcalá y a todos los que se atreven a brindarle su amistad.

El caso más reciente fue el de la presidenta del Consejo Taxista, Erika Díaz y juntos emprendieron una ardua campaña contra Uber y Cabify para que salieran de la ciudad de Puebla y continuar con su emporio, pues hay quienes dicen que el líder sindical tiene una que otra concesión de taxi.

Guauuuu, guauuuu, guauuuu.

Valientemente y como todo un perro de pelea, Leobardo Soto defendió a capa y espada las ganancias de sus concesiones. Ah, perdón me equivoqué, se dedicó a defender los derechos y la economía de sus amigos taxistas.

Tan sincero fue su discurso que hasta nos hizo llorar y varios le creímos que era el Salvador y redentor de las causas nobles y justas, el superhéroe de los pobres que todos esperábamos, hasta yo me sentí mal porque siempre soy tan egoísta y no comparto ni una croqueta con los perros de la calle.

Guauuuu, guauuuu, guauuuu.

Esperen, dejen me echo un trago de agua porque me comí una cenpaxuchitl y sabe bien feo.

Pero al escuchar y ver esta defensa honesta por parte de un líder charro y cacique, me conmovió el corazón y me cambió, dejé el egoísmo y la avaricia y por poco mis lujos y joyas.

Sin embargo, poco nos duró el gusto, pues nuestro valiente héroe olvidó su discurso pro taxistas, la clavó una puñalada en el corazón a su amiga Erika Díaz y votó a favor de los cambios que hicieron los diputados a la reforma de la Ley de Transporte que entre otras cosas, nuevamente abre la posibilidad de que Uber cobre en efectivo.

Guauuuu, guauuuu, guauuuu.

Ay qué mi Leobardo Soto, las bolsas de tu pantalón deben estar tan huecas como tu cabeza porque por más que te dan lana no las llenas.

Qué habrá pasado que de pronto cambiaste de opinión. Por eso decía mi abuelita Pug, calladitos nos vemos más bonitos pues cae más pronto un hablador que un cojo.

Pobre de mi Erika Díaz, pensó que había encontrado un gran amigo, pero está claro que el único amigo del líder de la CTM es el dinero.

Bueno los dejo que ya me pusieron mi correa, me llevan a Huaquechula.

ANTERIORES