Monday, 18 de November de 2019

Los risa me dan Riestra segunda parte

Por E. Sarah Goza / /

queperra ident

Hay críticos que dicen que las segundas partes nunca son buenas, pero muchos creemos lo contrario. Incluso, en ocasiones la parte dos de una historia es mucho mejor que la primera; ejemplos hay muchos: Batman, el caballero de la noche, El padrino 2, Volver al futuro 2, El imperio contra ataca, y hasta La risa en vacaciones 2.

Hasta tenemos “inicia”, “reload”, “recargado”, “renovado”, “eternamente” y todas las sagas que terminan en 8 o 9 películas como Welverine, Starwars, Matrix, Crepúsculo, Harry Potter y un sinfín de cintas. Al menos espero que estemos muchachos nos sigan dando tantas cosas de qué hablar.

Y es que hace años, mi adorada Selene Ríos Aandraca nos hizo reír tanto con su conjugación del verbo “Arriestrar”, que según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (Dícese de una acción para lamer las botas del dueño y quedar bien).

VER: Los Risa me dan Riestra

Guauuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuuuu.

¡Ay mi mamá Pug!

Ni yo me atrevería a tanto. Miren que lamer las botas de mi dueño, sus pantuflas, chanclas o sus pies, ni que estuviera loca, por mucho que se bañen, uno nunca sabe qué infecciones y malos olores puedan traer, por eso es que admiro la valentía de los Riestra.

Mi abuela Pug antes de morir a sus 10 años de vida, siempre me decía dos refranes que se me quedaron muy grabados en mi pequeño cerebro: “Cuida bien a tus amistades” y “Cría cuervos y te sacarán los ojos”. Ahora entiendo esas sabias palabras; jamás permitiría que alguien me sacara mis bellos ojitos de marciano, negros y redondos como canica.

Guauuuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuu.

Y de lo que se entera uno en el Spa, mientras tenía mi carita tapada con una toalla mojada con agua caliente para desvanecer mis arrugas, entró la perra —o sea la mascota— de Susy Riestra haciendo tremendo alboroto, pero como reconocí su voz, me hice la occisa, pues como sabe que soy una gran periodista, capaz que ya no contaba nada.

Qué lástima que mi nuevo amor, el gober Tony Gali (desde que le vi el pelo en pecho me enamoré perdidamente de él) no conoció a mi abuelita Pug, pues ahora comprendería sus sabias palabras, muy tarde le ha caído el veinte cuando dicen “Cría cuervos y te sacarán los ojos”, porque estos Riestra son bien aprovechados y abusivos, ni los perros de la calle son tan desleales y traicioneros como ellos.

Más bien son como los gatos, les das la mano y se agarran la pata.

Guauuu, guauuuuuu, guauuuuuuuuu.

¿Qué más quieren si llevan mamando del presupuesto casi 8 años?

Entre diputaciones locales, puestos en el Ayuntamiento, en el gobierno del estado, han ido y venido, pero no están conformes y quieren más, a tal grado que quieren perpetrarse como vividores de los impuestos de los humanos mexicanos que viven en la ciudad de Puebla, pues el más grande, Mario quiere ser presidente municipal.

El problema es que como mi nuevo amor platónico —Papy Tony Gali pelo en pecho— lo mandó a un puesto que ellos consideraron “menor” en el gobierno del estado luego de que salió del Ayuntamiento, los Riestra olvidaron el verbo arriestrar, dejaron de lamer las botas de dueño para morder la mano que les dio de comer y quisieron rebelarse a Tony Gali, pero como todo un macho, les puso un alto.

Guauuuuu, guauuuuuu, guauuuuuuuu.

Si mi abuela Pug viviera, ya los hubiera ido a morder, aunque como su carne es de la mala capaz que se le caían los dientes.

Pero sí les diría sus cosas, y es que parecen de esos perros que les avientas unas croquetas y no se las comen porque quieren todo el costal.

¡Háganme el favor!

Guauuuuu, guauuuuuuu, guauuuuuuuuuu.

Por eso, yo a mi casita de perrito no los invitaría ni aunque me pagaran, para que luego se vayan hablando o me traicionen.

ANTERIORES