Sunday, 05 de December de 2021

¿Y si Carrancá se fuera?

Por Edmundo Velázquez / /

Cuenta hasta diez

Escuché por ahí la versión de la salida de Víctor Carrancá Bourget de la Fiscalía.

Seguro ustedes también escucharon o leyeron.

Fue un tema comentado entre los adictos a la mediosfera poblana. 

Créanme, no habría noticia que me tuviera más contento que la salida del Fiscal Carnal de por acá cerquita. 

La versión sonaba coherente en el contexto fatídico de la justicia poblana.

Con esta Puebla violenta donde aparecen cadáveres un día sí y al otro también, de los que no se sabe avance alguno en sus investigaciones. 

Con 92 casos de feminicidios, aunque la cifra oficial nos la rasuren. 

Con índices de nulo acceso a la justicia y con pésimos resultados en el desempeño que, según la organización Impunidad Cero, tenemos la tercera peor Fiscalía del país. 

Con escándalos de corrupción de los funcionarios de Fiscalía donde ya hubo un detenido por la desaparición de varios millones de pesos de la bodega de Indicios.

Con el video del funcionario que aceptaba moches de los operadores de grúas para darles exclusividad en los arrastres.

Con una falta total de avances en las investigaciones de casi todos los casos que vemos a diario.

Con un largo etcétera de complicaciones y puntos negativos, claro que se antojaría obvia o necesaria la salida de Víctor Carrancá Bourget.

El Fiscal y el gobernador Tony Gali ya se sentaron hace unas semanas, precisamente despuesito de los escándalos de corrupción ocurridos en la dependencia.

Al gobernador le explicó Carrancá que la Fiscalía cuelga de unos hilos y que el único con el hígado capaz de aguantar todo esto es precisamente él. 

El único mártir y el único que tiene el pulso de cómo este desastre solamente puede ser peor si él no sigue hasta el 2022, fecha en la que se supone tiene que dejar el cargo gracias al bendito Congreso Local. 

Hasta donde sabemos el gobernador Gali mantuvo su buena fe en Carrancá y sus funcionarios. 

Y hasta ahí iba la historia. Por lo menos hasta que comenzó a circular la versión de que se iba así nomás. 

E incluso que con su salida se ordenaba la llegada del magistrado Héctor Sánchez Sánchez. 

La historia cayó de sorpresa, incluso para el magistrado Sánchez Sánchez quien anda bien ocupado con los temas del Consejo de la Judicatura en el Poder Judicial.

(Entre ellos una investigación sobre títulos falsos con los que entraron a laborar algunos jueces que ponen en riesgo resoluciones por casi diez años en algunos distritos judiciales y de los que próximamente seguro conoceremos.)

Pero sí se abrió la duda sobre si tuvieran que tender la salida digna al Fiscal, seguramente sería algo acordado, bien apalabrado y donde él tuviera mano para dejar a su sucesor.

Y entonces no habría más que de dos sopas: dos funcionarios de su total confianza.

Uno es Gustavo Huerta Yedra, fiscal de Investigación Metropolitana, quien tiene trato directo con la Secretaría de la Marina Armada de México y que funge como principal interlocutor a la hora de mantener investigaciones con las fuerzas federales.

El segundo funcionario es Fernando Rosales Solís, el titular de la Fiscalía de Investigación Especializada en Delitos de Alto Impacto, quien con un grupo compacto ha logrado cerrar el mayor número de casos exitosos en la dependencia y que es uno de los consentidos de Carrancá por la eficacia presentada. 

Desde Fiscalía aclaran que hasta el momento en los planes de Carrancá no está dejar la dependencia. 

–A pesar de todos los inconvenientes que existen en la dependencia–. 

Pero, si tuviera que irse, seguro sería algo pactado para que cualquiera de sus dos alfiles tomara su lugar. 

Bien se nota que a más de dos les urge la vacante. 

Y eso provocó la versión galopante que circuló ayer. 

Seamos honestos, por mucho que nos guste la idea de la salida de Carrancá, ni eso ayudaría a disipar la nube negra que pasa por nuestro estado.

Así que mejor ni nos emocionamos. 

ANTERIORES