Friday, 14 de August de 2020

“Qué o quién salvará a Lalo Rivera de la picota”

Por Zeus Munive / /

CRÓNICASMARXIANAS

El futuro de Eduardo Rivera Pérez es incierto. En Puebla, el morenovallismo quien es dueño de la plaza no lo quiere. Al contrario, lo persigue, lo caza, lo evidencia y cada que puede lo confronta. En México, lo ubican bien pero viene de una derrota con Josefina Vázquez Mota en el estado de México y eso le pudo haber bajado sus bonos.

Lo peor es que en estos momentos la Organización Nacional Yunque, a la cual pertenece Rivera, está dividida: por un lado una gran mayoría siente una gran animadversión por Rafael Moreno Valle, pero ya tiene pocos espacios en Acción Nacional.

A lo mucho, unas cuantas regidurías en el cabildo poblano, por otro lado están otros yunquistas que son aliados al ex gobernador como Pablo Rodríguez Regordosa y su primo Franco Rodríguez, al igual que Roberto Grajales y Ángel Alonso Díaz Caneja.

Los organismos empresariales encabezados por Carlos Montiel Solana y por José Antonio Quintana Gómez (hijo del gran santón de la derecha poblana) se ven tibios y timoratos ante el morenovallismo. Algunos agremiados a las cámaras han sugerido, en corto, que, por su actitud, podrían ser beneficiarios del sistema.

La Upaep guarda sus comentarios, personajes como Francisco Emmelhainz prefiere mirar hacia otro lado.

Insistimos, dentro del PAN poblano ya tiene pocos seguidores.

Por eso y no por otra cosa el futuro de Eduardo Rivera se ve incierto, puesto que no sabemos con qué fichas llegará el próximo año, quién se atreva a defenderlo y si es que todavía cuente con respaldos nacionales para que no procedan en su contra.

Recientemente fuimos testigos del “agarrrón” del que fueron protagonistas Martha Erika Alonso contra Juan Carlos Mondragón. Y ayer nos amanecimos con una larga entrevista publicada en Proceso y hecha por el periodista Álvaro Delgado en la que Mondragón arremete contra Rafael Moreno Valle y revela cómo se dio el acuerdo para que El Yunque lo respaldara.

El PAN a nivel nacional y local está dividido: Margarita Zavala, Ricardo Anaya y Moreno Valle están peleadísimos, mientras que aquí en la aldea, los grupos que apoyan a Rivera (léase una parte del Yunque) contra todo el aparato que representa Rafael Moreno Valle.

Fuera de Mondragón, no veo a otro defendiendo a Rivera. Y en breve, no sería extraño que venga una cacería en la que participen hasta algunos medios de comunicación locales.

Muchos panistas tampoco se meten porque ellos fueron perseguidos por Rivera cuando este estuvo en la dirigencia estatal o cuando representaba los intereses de Francisco Fraile el otrora “Pastor” del panismo a finales de los años ochenta y toda la década de los noventa.

Lo único que podría beneficiar a Lalo, es un tema de imagen puesto que no se vería bien en las vísperas del año electoral que fuese perseguido por los propios panistas y eso tenga consecuencias en los comicios del 2018.

Moreno Valle tampoco se sabe a ciencia cierta si logre la candidatura a la Presidencia de la República, lo que sí es casi un hecho es que Puebla siga siendo parte de su califato y con su esposa como la abanderada.

Y entonces, sí, pobre Eduardo Rivera tan lejos de Dios y tan cerca de Acción Nacional.

ANTERIORES