Monday, 20 de September de 2021

Nota Roja

Ofrecen pena de 8 años en prisión a responsables de haber linchado y quemado vivos a encuestadores en Ajalpan

- Foto: Especial

El Tribunal Superior de Justicia ofreció reducir la pena, que sería de 20 años, si los cinco detenidos admiten que son culpables de haber participado en el homicidio de los encuestadores José Abraham y Rey David Copado

Por Edmundo Velázquez / @mundovelazquez / / Puebla, Puebla

Los cinco detenidos por haber linchado y quemado vivos a dos encuestadores en Ajalpan el pasado 19 de octubre de 2015, podrían recibir una pena de solo ocho años en prisión más una indemnización para las familias de José Abraham y Rey David Copado, a quienes asesinaron porque confundieron con secuestradores.

Según la información dada a conocer por el periodista Jorge Castillo, en Intolerancia Diario,  la propuesta la hizo el Tribunal Superior de Justicia a cambio de que los acusados acepten su culpabilidad en los hechos. La pena original por el delito es de 20 años.

El 19 de octubre, los jóvenes estuvieron en Ajalpan haciendo una encuesta entre los pobladores, como parte de un estudio de mercado para instalar una tortillería. Los habitantes los señalaron como secuestradores y fueron detenidos por la policía municipal.

Por la noche, cuando surgió el rumor de que serían liberados puesto que fueron iudentificados solo como levantadores de encuestas, los pobladores enardecieron, los sacaron a golpes de los separos, fueron golpeados en la plaza pública y quemados vivos.

 Todo fue videograbado y los videos fueron utilizados por la Fiscalía General del Estado para señalar y ubicar a presuntos responsables de los hechos gracias a capturas y fotografías.

El 22 de octubre, cinco presuntos responsables fueron detenidos, a pesar de que en los videos se puede ver a decenas de personas participando en el linchamiento. Las familias de los inculpados acusaron que ellos no participaron en el homicidio, y que las autoridades escogieron “pobladores al azar” para terminar con la polémica.

COMENTARIOS