Saturday, 25 de January de 2020

Deportes

¿De qué trabajan los atletas cuando se acaban las olimpiadas? Estos son sus empleos

- Foto: Especial

Brasil inscribió a 145 integrantes de las Fuerzas Armadas; entre otros casos destaca una empleada de Twitter y una cartera refugiada en Bélgica

Por La Silla Rota / /

Arthur Zanetti es atleta brasileño, medalla de plata en gimnasia y al igual que otros 144 deportistas de su país inscritos para los Juegos Olímpicos de Río 2016, parte de las Fuerzas Armadas.

No son pocos los atletas que deben tener un empleo que tienen que compaginar con sus actividades deportivas para cumplir su sueño de participar en unos Juegos Olímpicos.

Entre los deportistas que participaron en los Juegos Olímpicos de Río también hay una colombiana que trabaja en Twitter, una cartera de Bélgica y otros profesionales.

También hay competidores que representan a potencias deportivas como Estados Unidos y que han tenido que encontrar actividades paralelas para costearse los gastos de equipo, viajes y manutención.

De Twitter a la cancha

Originaria de Colombia y criada en Suiza, Nathalie Marchino trabaja en una compañía de California llamada Twitter.

Marchino jugó con Colombia en el torneo de rugby 7. Tiene un trabajo de mercadeo en Twitter, en California.

Es una de las más experimentadas atletas del equipo, a sus 35 años. La selección de Colombia tuvo una discreta participación de cinco juegos y quedó eliminado en la primera ronda.

“Combinar el trabajo y el rugby ha sido parte de mi realidad durante tanto tiempo que ya he aceptado que es así”, dijo sobre su horario partido entre el deporte y el empleo.

Cartera, refugiada y taekwondoín

Raheleh Asemani nació en Irán y está refugiada en Bélgica. Tenía su pase a Río pero carecía de bandera hasta unos días antes del cierre de registros.

Luego de huir de Irán pidió refugio en Bélgica donde consiguió un empleo como cartera antes de viajar a competir en Río.

Raheleh participaría con el Equipo Olímpico de Refugiados, pero finalmente obtuvo su registro con Bélgica.

“Trabajo como cartera, corro de casa en casa entregando cartas”, dijo la deportista que llegó hasta la semifinal de taekwondo de menos de 57 kilos, pero perdió su combate por la medalla de bronce.

Budismo y canotaje

El japonés Kazuki Yazawa cuenta que su principal ocupación son los estudios budistas y que el canotaje lo deja para su tiempo libre.

Yazawa puso a prueba su fuerza en la competencia de canotaje eslalon K 1 de Río. Finalizó en el lugar 11 en la semifinal.

Cuando no rema contra fuertes corrientes, este atleta tiene una ocupación diametralmente distinta: se prepara para ser sacerdote budista.

“Cuando me inicié como sacerdote budista, decidí que mi trabajo principal sería ese y que mi vida como deportista sería en mi tiempo libre”, explicó Yazawa antes de viajar a Río.

Manos talentosas

La estadounidense Michelle Carter maneja un estudio de maquillaje profesional en su país. A su negocio le dedica su tiempo mientras no está lanzando la bala del atletismo.

Las manos de Michelle Carter son talentosas.

Esta atleta ganó la medalla de oro en Río gracias a su lanzamiento de peso a 20.63 metros de distancia, más de 20 centímetros por encima de su rival más cercana.

Cuando no entrena con la bala, sostiene delgados pinceles en su estudio de maquillaje profesional. Y tiene una línea de productos propia, Shot Diva.

Profesionistas

La estadounidense Maya Dirado fue una de las atletas más exitosas en Río: ganó en oro en natación en 200 metros espalda, oro en el relevo 4x200 libre, plata en 400 metros combinado y bronce en 200 metros combinado.

Sin embargo Dirado también es una analista de negocios por la Universidad de Stanford y labora en una consultora de California.

Por su parte Gwen Jorgensen ganó el oro en el triatlón individual femenino, sin embargo esta estadounidense es contadora en una firma de Milwaukee.

Gerek Meinhardt, bronce con Estados Unidos en esgrima por equipos en Río, trabaja como analista de riesgos en San Francisco. Se graduó con honores de la Universidad de Notre Dame. Ahí estudió la Maestría en Administración de Negocios y en 2014 fue el esgrimista número 1 del mundo.

Miles Chamley-Watson, su compañero de equipo ganador del bronce, se dedica al modelaje profesional.

Matthew Abood es un nadador australiano que en Río obtuvo la medalla de bronce en los relevos 4x100. Su empleo es analista de negocios en el Commonwealth Bank australiano.

También está el caso de la canadiense Lanni Marchant. Ella es abogada con dos licenciaturas, una por la Universidad de Ottawa y otra por la Universidad Estatal de Michigan.

Ella compitió en la prueba de los 10 mil metros (finalizó en 25) y en el maratón (24).

 

Sin apoyo gubernamental

Estados Unidos, uno de los países más ganadores de las Olimpiadas, no tiene un programa gubernamental de apoyo a sus atletas. Eso ocasionó que algunos pidieran ayuda a través de Internet.

Por ejemplo, Jeremy Taiwo triplicó la ayuda que pedía para costearse su equipo, viajes y estancia en Río.

Taiwo pedía donativos para juntar 15 mil dólares para sus gastos del decatlón; al final consiguió 54 mil.

La Silla Rota

COMENTARIOS