Friday, 20 de September de 2019

Moreno Valle, imparable rumbo al 2018 (cof, cof)

Por Selene Rios Andraca / /


 

Desde el primer día en que asumió las riendas del estado, Rafael Moreno Valle se trazó la ambiciosa meta de la Presidencia de la República. Cada acción que transforma, cada paso, cada grito, cada ocurrencia, cada ladrillo, cada preso político; cada metro cuadrado de concreto hidráulico, cada patada en la cola a los dirigentes del PAN, cada concesión de agua, cada PPS, cada inútil obra millonaria, cada góndola de la rueda, cada concesión entregada en la secrecía, cada patada en la cola al panismo tradicional, cada riel del tren turístico, cada peso de los 7 mil millones de pesos del Museo Internacional Barroco, cada traición a empresarios y operadores electorales, cada litro de agua de sus fuentes danzarinas, cada foquito led de sus obras, cada estadio de 730 millones de pesos, cada uniforme gratis, cada Ley Antibronco, cada nuevo vocero, cada uno de los 73 cambios del gabinete  y cada torre del teleférico ha tenido el único propósito de posicionar al gobernador poblano como uno de los favoritos para el 2018.
 

Clap. Clap.
 

En resumen: Moreno Valle no ha dado paso sin huarache y hoy se nota. Para nadie es una sorpresa que Moreno Valle cual Odiseo haya sorteado toda clase de males, haya combatido sirenas y monstruos y, al fin haya logrado su cometido: ser uno de los principales contendientes para la sucesión de Enrique Peña Nieto. Se lee fácil, pero no lo ha sido.
 

Fanfarrias.
 

El proyecto morenovallista no tiene fisuras, a pesar de los burdos intentos de los rafafóbicos por derrumbar el régimen a base de insultos, mentiras y ofensas y muy a pesar de los infiltrados que han pretendido demeritar la imagen de un mandatario firme y sensible con el caso de Chalchihuapan.
 

Todos ellos se equivocaron. Perdieron. No les queda más que lamerse las heridas y reflexionar un rato sobre sus propios actos. Estarán condenados a despertar por muchas mañanas con una pregunta en la cabeza: ¿Por qué fallé ante la grandeza de Moreno Valle? Qué risa me dan.  
 

Aunque la Odisea morenovallista apenas comienza: deberá atarse al mástil del barco para pasar de largo el canto de las Sirenas y llegar entero a su destino, Los Pinos.
 

Pero la envidia. La maldita envidia es el monstruo más furioso que debe vencer. El gobernador deberá afrontar toda clase de infamias, calumnias y afrentas, porque muchos se la pasaron perdiendo el tiempo—Aurelio Nuño— y hoy pretenden acelerar al máximo; otros cayeron de la gracia —Miguel Ángel Osorio Chong—; otros resurgieron de las cenizas pero sin fuerza —Margarita Zavala— y otros sueñan con llegarle a los talones a Rafa, —Ricardo Anaya— pero esos se quedan en el limbo, en primera fila mirando a Moreno Valle encumbrarse a su sueño presidencial.
 

Las encuestas publicadas en los últimos meses en Reforma y El Universal son el mejor ejemplo de las pasiones que levanta el mandatario poblano entre el respetable. En especial la encuesta El Universal/Buendía & Laredo que publicó el pasado martes 22 de noviembre.
 

Esa publicación fue un golpe desmedido e irracional —dirían los ministros de la Suprema Corte sobre la ley Antibronco— contra Moreno Valle. Fue el ejemplo de las alianzas del prianismo para aniquilar psicológica y emocionalmente al Presidente que necesita este país.
 

El único propósito de esa ignominiosa encuesta es la rendición de Moreno Valle. Obligarlo a tirar la toalla, a desistir de su sueño presidencial.

Según el estudio demoscópico, la mejor posicionada entre los panistas para el 2018 es Margarita Zavala, la esposa de Felipe Calderón. ¿Quién les va a creer eso? A leguas se nota que ella pagó ese estudio: 36 por ciento de los panistas la prefiere de candidata y 33% entre los votantes independientes.
 

Claro, como si nadie supiera con quién está casada Margarita.
 

Al igual que ella, en el PRI el más aventajado es Miguel Ángel Osorio Chong con 29% de preferencia entre los priistas y 21% entre los independientes. ¿Pues a quiénes entrevistaron esos de El Universal? Apuesto a que ninguno se acuerda que fue culpa del señor que un tal Joaquín El Chapo Guzmán escapara del Altiplano.
 

Ay sí, ay sí. Ya saben entre las izquierdas el único nombre que figura es el de Andrés Manuel López Obrador.

¿Y dónde dejaron a Moreno Valle?
 

El muy vendido estudio asegura que a Moreno Valle nomás lo prefiere el 11 por ciento de los panistas. ¡Once por ciento!


 

Ultimadasmadresmente, llegar al 11 por ciento parece fácil pero no lo es.
 

Ese 11 por ciento le ha costado sudor, obras, pobres, mentas…
 

Ese 11 por ciento parece poquito, pero es SU once por ciento bien ganado.
 

Ese 11 por ciento es honestamente suyo de nadie más.
 

En agosto pasado era el 22 por ciento. Ahora le recortan al gobernador sus puntos para para hacerlo quedar como un aspirante ñengo.
 

Tan enclenque quieren que parezca que según la encuesta hasta Ricardo Anaya le gana a Moreno Valle.
 

Já. Hasta Ricardo Anaya por encima del góber. Qué poca.

En su afán de hacernos creer que Moreno Valle está tan débil para el 2018 que en la encuesta hasta “ninguno” le saca el doble de puntos al gobernador (21%).
 

La conspiración contra el mandatario toma forma y con el paso del tiempo seguiremos leyendo cómo Moreno Valle perdió cualquier posibilidad para alcanzar la candidatura del PAN.
 

Moreno Valle está consiente en que su modelo gubernamental ha sido exitoso, así que en los últimos meses de su sexenio deberá mantener su postura de polarización en la prensa; de aprehender activistas y encarcelarlos; de levantar más obras absurdas; de instalar nuevas fuentes; de frenar las candidaturas independientes; de regalar todo lo que esté en sus manos para mantener Casa Puebla.


Los envidiosos dirán que Moreno Valle es un guiñapo político entre la encuesta de El Universal y la resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación contra los candados morenovallistas.
 

Les falta la razón.
 

La encuesta es una fotografía del momento y aún faltan dos años y medio para la sucesión. Moreno Valle tiene tiempo y dinero para lograrlo, perdón tiene tiempo y carisma para conseguirlo.
 

La resolución de la Corte, al igual que la de la CNDH, es un ardid político para que Moreno Valle parezca un antidemócrata, retrógrada, autoritario y que le teme encarecidamente a los candidatos ciudadanos.
 

Mentira.
 

La Ley Antibronco buscaba salvarnos de los políticos oportunistas.

No entendieron el espíritu altruista y redentor de la Ley Antibronco. Ni ministros ni ciudadanos ni académicos ni periodistas lo comprendieron y mañana pagarán las consecuencias.
 

De momento, Moreno Valle deberá seguir firme a su proyecto Presidencial y no andar buscando venganzas ni querer desquitarse con los rafafóbicos por los resultados de la encuesta.
 

No eh, la Presidencia está a la vuelta de la esquina, eh. Las encuestas nomás son una fotografía del momento y tienes todo para seguir al frente, eh. No les hagas caso y no busques con quién descargar tu furia eh. Sobre todo eso: no busques con quién descargar tu furia, eh.
 

Eh, eh. Focus Rafael, focus: siente la Presidencia, vive la Presidencia, respira la Presidencia, sé la Presidencia…
 

Miau. 
 

ANTERIORES