Sunday, 12 de July de 2020

Un nuevo frente para combatir

Por Daniel Fajardo / /

El universo de signos y significados que giran en torno de un individuo determinan su realidad, por el hecho de que estuvieron ahí cuando nació, permanecen durante su vida y se mantienen cuando muere.

Es difícil juzgar y querer cambiar la realidad cuando ésta es por si misma lo que da sentido a nuestra existencia.

Alguna vez ha escuchado la frase de algún joven que mencione ¡yo no se lo que es prosperidad porque desde que nací este país está en crisis!, y quizás la mayoría de nosotros desde que nacimos hemos visto una gran cantidad de políticos corruptos, hemos mirado un sin fin de veces a la selección "jugar como nunca y perder como siempre", caer nuestra economía y el mismo discurso acerca de que la culpa es de factores externos que no podemos controlar, y así poco a poco citar todos los elementos que por generaciones han sido el referente de la realidad del mexicano.

La constante repetición de este mensaje genera en nosotros una pasividad 

y una respuesta casi condicionada sobre la manera como debemos reaccionar (ira, felicidad, angustia, por citar algunas) sin que ninguna de éstas influya en el campo global de nuestra realidad.

Por eso es cuestionable y entendible como pese a que existan detonantes sociales que tienen una vigencia en particular en un tiempo determinado, al pasar los meses, todo vuelve a una situación de status quo.

El caso Ayotzinapa es para las generaciones de hoy la matanza de Tlatelolco para la generación de los 60´s, ambas movimientos de indignación social, fundamentadas por una acción de represión por parte del Estado que valida históricamente su papel de autoritario y que además legitima el concepto cultural de que México es un país que se mantiene en el autoritarismo, tal idea justifica la presencia histórica de diversos caudillos que por el simple hecho de estar en contra del Estado, adquieren popularidad por su afrenta directa al gobierno.

¿Es "El Chapo" Guzmán un nuevo Pancho Villa para las generaciones de hoy?

Poco a poco podríamos ir desmembrando la realidad que se esconde tras un conjunto de signos y leer el mensaje cifrado que todos desde nacer grabamos en nuestra mente y que determina nuestra visión y entendimiento de nuestro país y que una vez descifrado, nos arroja como área de oportunidad, que si el mexicano busca cambiar la situación actual, el camino no está en las armas ni en la política, la batalla se libra en un universo de signos, donde a través de esfuerzos contraculturales, podamos desprogramar a la sociedad de los estereotipos que nos conducen, generación tras generación, a repetir los mismos comportamientos, manifestarnos de las mismas formas, todo analógicamente similar a dar vueltas constantemente en círculos para repetir y reafirmar nuestra realidad una y otra vez de generación en generación.

Comparte tu opinión conmigo en www.danielfajardo.mx y @danielfajardomx 

 

ANTERIORES