Sunday, 12 de July de 2020

Denuncia Ciudadana: La otra cara de la justicia

Por Daniel Fajardo / /

La denuncia ciudadana ha ganado de la mano de las redes sociales un aliado muy importante para consolidar un ejercicio en la construcción de la opinión pública, al permitir la difusión de acciones ciudadanas encaminadas a generar conciencia, cuyo impacto radica en que un gran número de ciudadanos pueden opinar acerca de las diversas acciones que se presentan ya sea "en vivo" o de manera diferida en el historial de distintas redes.

El proyecto "Los Súper Cívicos" fue un pionero en este formato

El concepto fue un parteaguas en la manera en como los ciudadanos podían denunciar y el espectro de este acto abarcó poco a poco de ciudadanos denunciando a otros ciudadanos hasta ciudadanos señalando a cualquier autoridad.

Desde la denuncia hasta el enfrentamiento

El vídeo se ha convertido en la mejor herramienta para denunciar, se busca sorprender al denunciado en pleno acto a manera de cámara escondida o bien advirtiéndole que sus acciones son grabadas y pidiendo públicamente una justificación a la audiencia sobre su proceder.

Evidenciando una frecuente falta de preparación de muchas autoridades y funcionarios públicos que simplemente se ven rebasados por la preparación de quienes los exhiben, la tendencia fue tomando más fuerza desde simples coberturas que se presentaban como producto de la casualidad, hasta la denuncia que se convirtió en una cacería donde previamente se selecciona a una víctima que es cazada en el momento perfecto para encender cámaras y transmitir en vivo lo que está sucediendo.

Como todo acto planeado, los denunciantes llevan las de ganar, saben qué argumentar y cómo ridiculizar a su víctima, eso les genera popularidad en las redes cuya influencia se construye no sólo por el valor de la denuncia sino por la manera en la que enfrentan al denunciado cruzando la delgada línea de la provocación.

El Morbo, principal enemigo de la justicia 

Sin hacer menos esta labor, la tendencia de estos grupos de acción social como así se denominan atinadamente, promueven un formato donde la provocación a los infractores se convierte en el eje principal del contenido al grado de que muchos de los comentarios parecieran promover y celebrar más los actos de bravuconería del denunciante que la infracción misma generando dos corrientes entre quienes buscan realizar una denuncia y promover un despertar de la opinión pública vs. Quienes utilizan este formato para ganar popularidad en las redes y usar una denuncia como excusa para agredir y ridiculizar a otras personas (independientemente de que el acto que se señale efectivamente sea una infracción que en todo momento debe ser denunciada)

Ante un contexto de poco interés de la sociedad por hacer algo y una enorme sed de venganza contra los abusos de autoridades, la corriente de la agresión puede ser peligrosamente una tendencia en crecimiento cuyo único freno será la misma opinión pública que no debe caer en convertir este acto de participación ciudadana en un circo mediático basado en el morbo que a final de cuentas terminará vendando los ojos de la justicia.

ANTERIORES