Wednesday, 11 de December de 2019

Chinguen al Guapo

Jueves, 22 Noviembre 2012 21:52

Otra más de insectos que pican

Por :
  • Imprimir
  • Email

Columnas Anteriores

Parodia del Mono viste a la moda
(Léase con tono ñero)

¡Qué tranza mis guapos fanseses!, péguense chido a la lectura de este su servilleta y ahí les va la que los trajo, esos mis valedores, brothersacá de la coraza, a wevo gguuuu (onomatopeya de silbidito ñero). Les ofrezco una disculpa por dejarlos abajo, por abandonar a la bandapor varias semanas, pero es de que entre que me perdí en la pulquería, que mi pinche Renolt 5, alias el Zapatito me dejó a pie y mis andanzas de Juan Camaney,psss apenas me di el tiempo pa´ vicentearlos.

Pppsss cómo ven mis panas, mi flota, que me lanzo a los Quincede la Viri y me compré unas garritas de los Lavaderos, luego de la Fayuca y rematé en el mercado Independencia, pero todo por ahorrarme unas pinches moneditas para armar mi cómo le llaman… Aaahh sí, mi otfitpsss que me queda chico el difunto.

Bueno, los dejo porque me tengo que apurar a arrancar mi carcacha. Les mando besos en aquellito.kissdevil

***

Que divertido es hacer parodias del Mono…devil

Pero bueno les iba a contar de la primera vez que visité la pirámide de Cholula. Tenía que realizar un trabajo en equipo que consistía en hacer un video sobre raíces culturales de México, a mis compañeros se les ocurrió irnos a San Andrés Cholula para averiguar la historia de la pirámide y de las cientos de iglesias que hay en la población.

El resto de mis compañeros de equipo eran de Puebla, o sea, yo era el único foráneo, el único que supuestamente no conocía Cholula, el único que estaba maravillado con la pirámide, las iglesias, los portales, la Plaza de la Concordia, los bares y antros.

Nadie me bajó de naco, sobretodo Pilar García Ojedaquien decía ser originaria de Grecia y poseer sangre azul heredada por el mismísimo Zeus: “¡Ay wei! Que risa contigo que no conoces Cholula, todo el mundo conoce Cholula, o sea es la onda, pero bueno como en tu pueblo no hay nada pues con razón estás tan anonadado”, me repetía a cada instante, una y otra vez, pero decidí ignorarla.

Después de caminar por dos horas sin agua, sin alimentos, con zapatos y bajo el plomo del sol, por fin la voz fresa de Pilar García Ojedame pareció agradable: “Hemos llegado, aquí está la pirámide, hay que subir en chinga para grabar e irnos, ¡Ya estoy hasta la madre!”, exclamó la oriunda de Grecia.

—Mmmmm, ¿Estás segura que aquí es la pirámide?, ¿Qué este es el cerro?, porque la neta no se ve que haya algo allá arriba, se ve como un cerro cualquiera y feo.

Ay eres un naco,no se ve nada porque estamos del otro lado, estamos a las espaldas del cerro y de la entrada a la pirámide, por eso es que se ve como un cerro cualquiera.

—Pero tampoco se ve tan grande como para ser una pirámide y tener una iglesia en la cima, mira que ni escaleras tiene, o será que todo está descuidado.

Ya te dije que es porque estamos a espaldas de la entrada, ya deja de preguntar y preguntar y mejor sube que ya me quiero ir.

Y como yo era el nuevo, el que no conocía Cholula y jamás había pisado la pirámide, pues pensé que ella tenía razón y se trataba delcerro que buscábamos desde dos horas antes, por lo que me dispuse a subir el cerro lleno de espinas, sin escaleras, ni camino y cuya altura a lo máximo era de 3 o 4 metros.

Apenas y había un espacio como de 20 centímetros para caminar, un mal paso y cualquiera podía irse alvacío y morir, bueno exagero un poco, a lo mucho nos podíamos quebrar una pierna, un brazo, o descalabrarnos, no era mucha la altura y yo seguía confiando ciegamente en mis compañeros de equipo que eran poblanos y “se la pasaban en Cholula”.

Después de rodear, caminar por su orilla deseando ver la tan anhelada cima, me percaté de un zumbido cada vez más fuerte, más molesto y perturbador, estaba tan concentrado en llegar a la cima y observar todo el valle desde allí que lo demás se me olvidó, no puse atención al peligro que corría mi vida,al daño que sufriría y todo por una tarea.

Zeep, zeeep, zeeeep, zeeeeep (léanse como zumbidos de abejorros… se los copié a la Rayas), zeep, zeeeep, zeeeeep, zeeeeeeep, los zumbidos eran cada vez más frecuentes y más fuertes, los sentía en mis orejas —nooooo,otra vez un enjambre se me echará encima—fue lo primero que pensé, pero voltee hacia el cielo, hacia mi lado derecho donde estaba el vacío y no había nada, pero el sonido seguía perturbando mis oídos.

De pronto se me ocurrió voltear a mi lado izquierdo, justo al cerro y fue cuando me percaté que estábamos escalando un cerro de abejorros, todo el cerro estaba infestado de abejorros, era unacolonia de ellos, había nidos por todos lados, abejorros volando por doquier y vi sus malas intenciones de querer picarme, de matarme con cientos y miles de piquetes letales, entonces sin pensar más, sin meditar, sin calma, sin serenidad:

Abejorros, abejorros, quítense, abejorros, hay abejorros, corraaaaaaaaan— grité desesperadamente al mismo tiempo en que corrí por un estrecho de 10 centímetros, mi cara era de pánico, miedo, desesperanza. Aventé a varios de mis compañeros de equipo y cuando me di cuenta de que por más que corriera jamás me libraría de ellos, sólo brinqué, me aventé de 4 metros de altura, volé 4 metros de altura para evitar que me picaran y caí con ambos pies, como todo un gimnasta profesional.

Ya desde abajo les gritaba que se aventaran, que los picarían. Pero en realidad ellos estaban más sorprendidos de mi gran salto, de mi miedo a los abejorros y la manera en que me aventé a la nada arriesgando mi vida. Después ellos bajaron como si nada y sólo se burlaban de mí y de mi alergia a los piquetes de abejas, avispas, así como abejorros.

M
oraleja: Busquen una buena guía de turista para conocer San Andrés y San Pedro Cholula.

¡Claro!, chinguen al guapo.