22 de Mayo del 2018

Cómo ser una pésima madre en 15 sencillos pasos

Por Betzabé Vancini / /

betza identifi

Sí, leíste bien. Te voy a hacer una guía simple para ser una pésima madre, de tal forma que si NO sigues estos pasos, harás un trabajo bastante decente con ese ser humano que trajiste al mundo. Una madre debe ser siempre fuente de cariño, aceptación, refugio, confianza, amor. Debe ser la persona que esté siempre para un/a hijo/a. ¿Estás lista para saber cómo arruinar la vida de tus hijos para siempre y garantizar que acaben en terapia hablando pestes de ti? Vamos a ver cómo ser una pésima madre en estos 15 sencillos pasos:

1.-Condiciónale tu afecto: por su conducta, por sus calificaciones, por la forma en la que te habla, por lo que sea. Dile “si no haces esto, ya no te voy a querer”.

2.-Recházalo por quién es: desde su temperamento hasta su orientación sexual, nada mejor para destruir a un niño que su propia madre no lo acepte.

3.-Compáralo con todos: hazle saber que sus hermanos, primos, vecinos son mejor que él o ella.

4.-Dile que él o ella es la razón de tu existencia y que están en este mundo para hacerte feliz. Es decir, que su felicidad te importa poco siempre y cuando ellos te hagan feliz a ti.

5.-Déjalos durante horas -o días- con una nana, con la abuela, con la tía, y ve a hacer cosas “más importantes” como irte de fiesta, irte de compras, salir con tus amigas, tener citas románticas.

6.-Cámbiales de papá de vez en cuando: nada más certero para destruir a un hijo que presentarle toda una fila de novios a los que debe llamar “papá” y que entran y salen de su vida.

7.-Cuéntales tus problemas de pareja: vuélvelos tus amigos, tus consejeros y tus aliados para que estén en contra de su padre y odien contigo cuando así lo quieres. También puedes pedirles que hieran a su padre con comentarios agresivos de vez en cuando, cosas como “Mi mamá dice que tú no nos quieres” o “Mi mamá dice que tienes otra familia” son insultos eficientes.

8.-Controla todo: sus amigos, su ropa, sus parejas cuando crezca, cada mínimo detalle de su vida. Hazte presente en todo, no le des libertad de nada, que sepa que mamá manda.

9.-Dale todo lo que te pida: juguetes, paseos, dispositivos, teléfonos, todo. Evitar frustrar a un niño es la mejor manera de que la vida fuera de casa lo destruya emocionalmente o lo vuelva tan egocéntrico que le sea imposible socializar y hacer vínculos con otros seres humanos.

10.-Pégale e insúltalo. No necesito explicar este punto.

11.-Diles que te arrepientes de haberlos tenido porque eras más feliz sin ellos, tenías una carrera, no querías casarte con esa persona, lo que sea.

12.-Sé negligente: déjalo llorar, mueve cosas calientes cerca de su cara, déjalo correr solo en el centro comercial, mándalo en taxi o en Uber a los lugares a los que tiene que ir, llévalo en el coche sin cinturón de seguridad. Total ¿qué puedes perder?

13.-No le creas nada de lo que te dice: desde que sus hermanos/as le maltratan hasta cualquier “loca” historia de abuso sexual. Ignora todo lo que te diga.

14.-Prohíbele llorar: exígele que se trague sus sentimientos, su frustración y se vuelva un adulto emocionalmente disfuncional.

15.-Embriágate frente a él/ella, usa drogas, descontrólate emocionalmente. Los niños necesitan ver en su madre un ejemplo de estabilidad y de madurez pero siempre puedes elegir no serlo.

Sí, esta columna está plagada de acidez y sarcasmo porque fuera de cualquier prejuicio o imagen caricaturesca de madre, si tú elegiste traer una vida a este mundo, adquiriste la MAYOR responsabilidad que cualquiera pudiera tener: FORMAR A UN SER HUMANO. Una madre funcional es la que da la vida y alimenta, pero también es quien acepta a su hijo sea como sea, le abraza, le da amor, le escucha siempre con atención, le enseña que hay reglas pero que si las rompe su amor no se irá jamás. Nuestra madre es la única persona que debe amarnos INCONDICIONALMENTE, es decir, sin amenazar con retirar su amor por que no cumplamos sus expectativas. La principal función de la madre durante la crianza es decir: puedes ser quién quieras ser, y yo siempre te voy a amar.

Mi reconocimiento y admiración a quienes escogieron ser madres por VOCACIÓN y hacen cada día esta enorme labor de amor, a ustedes sí: ¡Feliz Día de las Madres!

Como siempre, espero sus comentarios y preguntas vía Twitter en @Betzalcoatl

Publicidad