22 de Agosto del 2018

¿Démosle la oportunidad de fallar a AMLO?

Por Daniel Fajardo Patrón / /

Estos primeros días tras el resultado de las elecciones presidenciales en nuestro país he vivido momentos de emoción al escuchar a AMLO al iniciar con sus primeras declaraciones que ahora, como candidato ganador, deben considerarse serias sobre las primeras acciones que su gobierno tomará y que sin duda siguen sin apartarse de la polémica.

Grandes promesas, grandes fracasos

AMLO propone una revolución, una manera de romper el paradigma en la manera en la que actualmente se gobierna en México, por ejemplo la decisión de cambiar de sede diversas secretarías buscando con ello una descentralización (que en realidad no lo es), es una idea arriesgada pero válida si se quiere hacer algo diferente.

Enrique Peña Nieto hizo un proceso similar, la bandera de su gobierno fueron las famosas reformas las cuales fueron bastante polémicas, con un empuje solamente visto en los mejores momentos del gobierno priista, Peña Nieto se valió de todos sus recursos políticos y una extraordinaria campaña de comunicación para convencernos como sociedad de que el futuro de nuestro país estaría en estos cambios.

La promesa de que antes de concluir su sexenio, aproximadamente en el año 5 de s gobiernos, los mexicanos veríamos los resultados de estas acciones que suponían una revolución, el regreso del PRI ahora como el nuevo PRI, un partido renovado y dispuesto a gobernar para todos. Al final el resultado se quedó en solo un discurso, la idea política quizás fue la correcta pero algo falló y prácticamente las reformas (que muchos ya ni siquiera recuerdan todas las que se implementaron) quedaron a deber, simplemente los beneficios de estos cambios quedaron tan solo en discursos y siendo este fracaso la mayor etiqueta que políticamente Enrique Peña Nieto se llevará como factura de su gestión.

Después de Vicente Fox, AMLO es el presidente que más expectativa ha generado a los mexicanos, ambos por suponer un giro total en la forma de gobernar, el PAN ha pagado con creces el no haberlas cubierto y como mencionaba en mi columna anterior, AMLO es único, será difícil la continuidad de MORENA en el gobierno pensando en un sucesor como AMLO, lo vimos en Venezuela, Maduro es tan solo una caricatura muy lejana de lo que fue Chavez, para que MORENA pueda pensar en un proyecto de continuidad AMLO no tiene otra más que dar resultados.

Tomando riesgos

A final de cuentas tras las declaraciones de las primeras acciones que AMLO propone para su gobierno, a título personal, creo se merece el beneficio de la duda, cualquier cambio (sea propuesto por quien sea) tendrá muchos discursos en contra, eso se llama resistencia al cambio la cual es normal.

La frase tan sonada de Albert Einstein, “Si quieres resultados diferentes, realiza las cosas de manera diferente” y AMLO lo está intentando.

Andrés Manuel López Obrador, debe estar consciente del costo político y la repercusión de éste para el proyecto de MORENA que tendrá un fracaso en estas reformas. El gran enemigo de AMLO es la opinión pública, la cual proviene del pueblo a quien tanto exalta, estos serán los primeros en criticar un proyecto de gobierno fallido, promesas que solo busquen legitimar en concepto de AMLO y no produzcan los beneficios que tanto se prometieron en el discurso durante su campaña.

Por mi se vale que se tome el riesgo y se propongan cosas nuevas, nunca sabremos si funcionan si no lo intentamos, si resultan los mexicanos comprenderemos que el crecimiento de nuestro país es en esa dirección, pero si advierto el poder de la opinión pública y las consecuencias en la imagen de AMLO en caso de que los resultados no se den por lo que se debe actuar con cuidado, los mexicanos no perdonaron al PAN la decepción por un proyecto mal desarrollado y por AMLO ¿cuánto tiempo lo tolerarán si llega a fallar?

ANTERIORES

Publicidad