22 de Agosto del 2018

Elecciones 2018, el trabajo más simple es el de los ciudadanos

Por Daniel Fajardo / /

Tras recorrer una y otra vez el país, cada uno de los candidatos ha hecho hasta lo imposible por tratar de ganar esta contienda, una de las más complejas en la historia de nuestra democracia por lo que representa en el discurso, pero esto ¿ha sido sido suficiente para decir misión cumplida?

La última pieza parar cerrar el círculo

Este subtítulo es algo que nos debe traer una gran reflexión, la pieza más importante es sin duda el ciudadano.

El antecedente más inmediato para pensar seriamente en dejar de creer que todo está resuelto, es el tema del abstencionismo, las contiendas como siempre se han convertido en una lucha de egos, dimes y diretes y guerra sucia, de todo menos de motivar al elector para que acudan a las urnas.

Los principios básicos del marketing político proponen este acto como uno de los temas más importantes en las agendas de los candidatos, ¿hemos visto hasta ahora algún discurso que invite a los ciudadanos a votar?, ¡qué exponga con contundencia el acto irresponsable que es simplemente no acudir a cumplir con este deber cívico!

La más reciente elección en los Estados Unidos nos mostró que las tendencias y las estadísticas nos indican un supuesto ganador pero si los ciudadanos no acuden a realizar su voto, el día de la elección es un volado para todos, sin importar que sean los últimos o los primeros en las encuestas, al final el ciudadano con su abstención es determinante.

El periódico digital Vanguardia publicó recientemente una cifra sobre el abstencionismo en los dos anteriores procesos electorales en México, 2006 y 2012, y citó un promedio del 40% del total de la población registrada.

¿A qué candidato le afectará más este hecho?, sin duda, ante este evento, el voto duro es el as bajo la manga de todo aspirante, ¿Pero será suficiente?

Los candidatos han hecho su trabajo ¿y nosotros?

Hay una observación seria a los candidatos y al mismo INE, por un trabajo de tibio a frío en su labor de promover el voto, pero es importante no caer en la idea de reforzar un paternalismo hacia ambos con esta crítica.

A final de cuentas quien debe estar convencido sobre este deber cívico son los mismos ciudadanos, podemos señalar por supuesto como lo hago en esta columna sobre esta situación, pero jamás sentarnos a esperar a que los candidatos o el INE nos tengan que convencer de algo que de entrada es nuestra total responsabilidad.

El hecho es que los candidatos han recorrido miles de kilómetros a lo largo de nuestro país, tratando de llegar al mayor número de ciudadanos; bajo este objetivo, se ha invertido mucho dinero para lograr por lo menos presentarse con ellos y nosotros ¿qué hemos hecho?

No olvidemos que somos la pieza que cerramos este círculo y mientras un candidato tendrá que presentarse ante millones de mexicanos, nuestra tarea es simplemente estudiar la propuesta de 4 candidatos, inclusive si quiere hacerlo con detalle estimado lector, si dedica una hora al día para ingresar a la plataforma en internet o leer la propuesta que se entrega en sus eventos, en una semana podemos tener pleno conocimiento de lo que cada uno propone, inclusive en un solo día, la pregunta es ¿lo hemos hecho?

Se habla de indecisión en los medios por parte de los electores, ¿indecisión? ¿Cómo podemos estar indecisos si ni siquiera conocemos las propuestas?

Para los políticos el cálculo está en el voto duro porque saben que al final los ciudadanos que voten lo harán casi por el de siempre.

No podemos cargar con el peso histórico de no hacer nuestro trabajo, insisto mientras que estos 4 políticos recorren miles de kilómetros tratando de llegar a la mayor cantidad de mexicanos, nosotros desde la comodidad de casa, podemos analizar las 4 propuestas y entonces sí con responsabilidad, decidir por quien votar.

Comparte tu opinión conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx

ANTERIORES

Publicidad