Domingo, 28 de Mayo de 2017

Vida y Estilo

Presentan nuevo equipo de superhéroes

- Foto: Especial

Consta de 13 episodios que serán lanzados este fin de semana; trata de un joven que tras sufrir un accidente aéreo, es dado por muerto y regresa para rehacer su vida

Por La Razón / / Internacional

Sin contar a la inconsistente Agentes de S.H.I.E.L.D., las series destinadas al mercado del entretenimiento casero son parte de un plan mayor, uno que representa el lado urbano del Universo Marvel, en el que los héroes de a pie, al margen de las amenazas globales, resuelven problemas y crímenes cotidianos.

Es ahí donde se ubica Iron Fist, producción de Netflix, cuya primera temporada consta de 13 episodios, los cuales serán lanzados este fin de semana, y que llega a emparentarse con la estupenda Daredevil, la irregular Jessica Jones y la que hasta ahora era la serie más reciente, Luke Cage.

Es de la conjunción entre los protagonistas de estas series, que habrá de salir el nuevo equipo de superhéroes, uno de cierta tradición en los cómics, conocido como Defenders.

Pero mientras eso sucede, en Iron Fist vemos la génesis del personaje del mismo nombre, en este caso bien interpretado por Finn Jones—directo de Game of Thrones—, un joven que luego de sufrir un accidente aéreo y ser dado por muerto durante años, regresa para recuperar su vida y su fortuna, con el agregado de que durante ese tiempo perdido, adquirió los conocimientos milenarios que lo convierten en un poderoso guerrero.

La premisa es sencilla y por lo mismo sumamente maleable, algo que aprovechan en la serie para ofrecer un concepto fresco, estilizado y con un leve aire a los clásicos del cine de artes marciales, que fue la principal influencia para la creación del concepto original perpetrado en 1974 por Roy Thomas y Gil Kane.

La trama no ofrece demasiadas sorpresas, pero es bastante entretenida y con identidad y por desgracia conforme avanza, se vuelve un tanto repetitiva, apuesta por algunos giros que no llevan a ningún lado y pierde cierto impulso.

Sin embargo, la estructura y las motivaciones son claras, por lo que a pesar de todo, tiene lo suficiente para mantener el interés, con la promesa de que al llegar el momento de cerrar las diversas líneas argumentales y presentar al superhéroe listo para la acción, recompensará la paciencia del espectador. Una promesa, que seguro mantendrá esperanzados a los fans.

La Razón

COMENTARIOS