Saturday, 22 de July de 2017

Vida y Estilo

En poco tiempo, el calentamiento global afectará hasta los aviones

- Foto: Especial

Si las altas temperaturas continúan, las aerolíneas tendrán que reducir hasta el cuatro por ciento la capacidad de combustible, el peso y la cantidad de pasajeros

Por Excelsior /

El aumento de temperaturas debido al calentamiento global hará más difícil para muchos aviones en todo el mundo despegar en las próximas décadas, según un nuevo estudio.

Durante las partes más calientes del día, entre el 10 y el 30 por ciento de los aviones cargados pueden tener que quitar algo de combustible, carga o pasajeros, o esperar horas más frías para volar, concluye el estudio. El estudio, que es el primer análisis global de este tipo, aparece en la revista Climatic Change.

Nuestros resultados sugieren que la restricción de peso puede imponer un costo no trivial en las aerolíneas y un impacto sobre las operaciones de aviación en todo el mundo, dijo el autor principal Ethan Coffel, un doctorado de la Universidad de Columbia.

A medida que el aire se calienta, se extiende y su densidad disminuye. Con el aire más liviano, las alas generan menos elevación cuando un avión corre a lo largo de una pista. Por lo tanto, dependiendo del modelo de la aeronave, la longitud de la pista y otros factores, en algún momento un avión cargado puede ser incapaz de despegar con seguridad si la temperatura es demasiado alta. El peso debe ser aliviado, o bien el vuelo retrasado o cancelado.

Las temperaturas globales promedio han subido casi un grado centígrado desde aproximadamente 1980, y esto puede ya estar teniendo un efecto. A fines de junio, American Airlines canceló más de 40 vuelos desde Phoenix, Arizona, cuando máximas diurnas de casi 50 grados impidió que los aviones de vuelos regionales más pequeños despegaran.

En todo el mundo, se espera que las temperaturas medias suban hasta 3 grados C. hacia 2100. Pero eso es sólo parte de la historia; las olas de calor probablemente se harán más frecuentes, con temperaturas máximas anuales diarias en los aeropuertos en todo el mundo de 4 a 8 grados a partir de 2080, según el estudio. Son estas olas de calor las que pueden producir más problemas.

Esto señala los riesgos inexplorados del cambio climático en la aviación, dijo el coautor Radley Horton, climatólogo del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. A medida que el mundo se conecta y la aviación crece, puede haber un potencial sustancial de efectos en cascada, económicos y de otro tipo.

La mayoría de los estudios hasta el momento se han centrado en cómo la aviación puede afectar el calentamiento global (aviones representan alrededor del 2 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero), no viceversa.

Los autores estiman que si las emisiones de calentamiento continúan sin disminuir, la capacidad de combustible y los pesos de la carga útil tendrán que ser reducidos hasta en un 4 por ciento en los días más calurosos para algunos aviones. Si el mundo de alguna manera se las arregla para reducir drásticamente las emisiones de carbono pronto, tales reducciones pueden llegar a tan poco como 0,5 por ciento, dicen.

Cualquiera de estas cifras es significativa en una industria que opera con márgenes de rentabilidad pequeños. Para una aeronave promedio que opera hoy, una reducción de peso del 4 por ciento significaría aproximadamente 12 o 13 pasajeros menos en una aeronave promedio de 160 asientos. Esto no cuenta los principales efectos logísticos y económicos de los retrasos y las cancelaciones que pueden producirse, dijo Horton.

Algunos aviones con tolerancias de temperatura más bajas serán mucho peores que otros, y algunos aeropuertos, aquellos con pistas más cortas, en las partes más cálidas del mundo o en elevaciones más altas, donde el aire ya es más delgado, sufrirán más.

Horton dijo que algunos efectos podrían ser mitigados con nuevos diseños de motores o carrocerías, o pistas ampliadas. Pero las modificaciones tendrían un costo, ya que los aviones ya están altamente diseñados para la eficiencia; y las pistas ampliadas en ciudades densamente pobladas como Nueva York no son una opción. "Cuanto antes se pueda incorporar el clima a planes de mediano y largo plazo, más efectivos serán los esfuerzos de adaptación", dijo Coffel.

Excelsior 

COMENTARIOS