Monday, 24 de July de 2017

La llamada de Flores Toledano

Por Edmundo Velázquez / /

Cuenta hasta diez

“¡Es un pinche marrano!”, gritó uno de los abogados que conforman la defensa de Jorge Aduna Villavicencio al Juez Cuarto de lo Penal, Marcelino Romero de Jesús.

Para el mediodía del jueves 25 de abril fue dictado el auto de formal de libertad al empresario Jorge Aduna Villavicencio.

Después de ganar un amparo y la revisión de este ante el Poder Judicial Federal, el Tribunal Superior de Justicia tenía que acatar lo establecido.
Y de hecho eso ocurrió con dos de los implicados en el caso de los seis jóvenes levantados en Lomas de San Miguel.

Los dos policías ministeriales esa misma noche pudieron salir en libertad sin mayor problema, pues en su caso la resolución no tuvo bloqueos.

Ese mismo jueves al mediodía, la defensa de Jorge Aduna Villavicencio tenía total certeza en que su cliente saldría sin mayor problema del penal de San Miguel.

Pero, una recomendación provocó que el Juez Cuarto de lo Penal, Marcelino Romero de Jesús modificara su auto de formal libertad por un nuevo auto de formal prisión.

Los ánimos en el Juzgado se calentaron cuando la defensa notó que Aduna se quedaba dentro de prisión.

Marcelino Romero de Jesús ofreció disculpas y avisó que no, que Aduna no obtuvo el auto de formal libertad.

“¡Es usted un pinche marrano!”, gritó uno de los integrantes de la defensa.

Los gritos, palabras más o palabras menos, reclamaron por el nivel de los jueces en el Poder Judicial poblano.

El Juez Cuarto de lo Penal le admitió a la defensa de Aduna que no lo podían dejar ir en libertad por el escándalo porque habían recibido una llamada desde la presidencia del Tribunal Superior de Justicia.

Así es. Desde la oficina del magistrado presidente, Roberto Flores Toledano, vino una llamada para que se cubrieran las espaldas al fiscal Víctor Carrancá por la falta de pericia de sus agentes investigadores en la investigación del levantón y homicidio de seis muchachos de Lomas de San Miguel por la cual se encuentra aún preso el empresario Jorge Aduna.

Ahora resulta que uno de los Poderes del Estado en Puebla se dedica a cubrir a un organismo como la Fiscalía.

O bueno, si no ¿por qué el magistrado Flores Toledano exigió de último minuto la modificación del auto de formal libertad que el Juez Cuarto ya tenía sobre su escritorio?

No entiendo ya eso de las jerarquías en Puebla. ¿Manda la Fiscalía sobre el Tribunal Superior de Justicia? ¿Cuál es la jerarquía de nuestro Poder Judicial?

¿O quién es el empleado de quién?

ANTERIORES

Publicidad

Publicidad

Loading...