Tuesday, 25 de July de 2017

Moreno Valle, un priista de clóset

Por Edmundo Velázquez / /

Cuenta hasta diez

El ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas es panista por mero trámite.

Porque no le ha quedado de otra.

Porque fue una salida medida al momento de que el gobierno de Mario Marín no le cumplió sus acuerdos.

Porque el PAN no tenía de otra para llegar, por fin, a probar eso de ser gobierno en Puebla.

Porque se engrandece siendo oposición, pero al tomar el poder, retoma sus colores verdaderos. 

No sé cómo lo vean ustedes, muy apreciados amigos lectores, pero Moreno Valle se movió como un priista añejo una vez que estuvo al frente del tan cacareado gobierno de transición. 

De transición no hubo gran cosa.

La promesa que se nos hizo a los poblanos no se nos cumplió.

Como lo he dicho en otras ocasiones: abrimos los ojos y nos los picaron.

Moreno Valle no fue cambio alguno. 

Fue el PRI en el gobierno que usó al PAN como envoltorio y el movimiento ciudadano que exigía alternancia fue el mero vehículo para que ese señor viera materializada su ambición. 

Cuando llegó al poder Moreno Valle y su priismo salieron del clóset.

Se movía como priista.

Lucía como priista.

Lo más azul que tenía en Casa Puebla eran los ojos de Martha Erika.

Nada más. 

Un amigo me contó que cuando llegó el momento de cambiar las cosas Moreno Valle recordó la usanza vieja, vetusta, arcaica, anacrónica del PRI. 

“Estas cosas se arreglan como en tiempos de mi papá”, decía el mismo ex gobernador cuando le ordenaba al Congreso Local someterse sobre la rígida línea que mantuvo durante todo su gobierno.

Y en efecto, el ex gobernador retorció la ley a su antojo, como priista.

Utilizó al Congreso como oficialía de partes, como priista. 

Mantuvo un gobierno de mano dura, como priista. 

Asfixia y controló a la militancia de su partido, como priista.

Y también amarró a la endeble oposición, como priista. 

Eso sí, con el envoltorio del PAN. 

Ahora que le tocó salir del poder regresó a su priismo de clóset.

Recordó aquello de la disciplina del PAN, alzó la mano cuantas veces pudo y pagó espacios en prensa nacional para aventarse por la candidatura rumbo al 2018.

El caso Estado de México y la candidatura de Josefina Vázquez Mota terminó evidenciando que su panismo simplemente no es nada genuino.

Fue obvia su operación por Alfredo del Mazo Maza.

La clave del priismo de clóset de Moreno Valle está en uno de sus más burdos y desaseados operadores: Luis Maldonado Venegas.

Maldonado Venegas, reconocidísimo por su desastroso paso por la Secretaría General de Gobierno en el estado de Puebla en tiempos de Rafael Moreno Valle ha sido uno el alfil más obvio.

Maldonado, todavía como parte de Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano, mantuvo un acuerdo completo con Enrique Peña Nieto.

A su llegada al gobierno de Puebla, Maldonado no cerró sus nexos con el PRI.

La cercana relación de Maldonado con el hoy titular de SEDESOL, Luis Miranda, permitió tejer esa cercanía entre Moreno Valle y Peña Nieto.

Desde ahí vinieron las tersas caricias entre el ex gobernador y el presidente que se tradujeron en miles de relaciones de conveniencia entre el grupo Atlacomulco y el gobierno de Puebla.

Y eso derivó, obviamente, en la operación nada secreta de Moreno Valle a favor de Alfredo del Mazo Maza por la gubernatura del PRI al Estado de México.

El priismo de clóset de Moreno Valle hoy es demasiado obvio.

¿Se le olvidará eso a los panistas de cepa pura para futuras definiciones?

No lo creo. 

Los panistas, los de verdad, son bien rencorosos y tienen buena memoria. 

ANTERIORES

Publicidad

Publicidad

Loading...