Monday, 20 de November de 2017

Bendita comida

Por Yonadab Cabrera / /

yonachinguen ident

Algo me daba mala espina.

No sabía si era el espagueti, los cuatro quesos, el espagueti con cuatro quesos.

O el jugo de naranja, tal vez la combinación del espagueti de 4 quesos con el jugo de naranja.

Lo que quiera que haya sido, ocasionó una terrible bomba a mi estómago.

Ya no sabía qué hacer: sudaba frío, temblaba, tenía escalofríos, retortijones y cólicos.

No sabía si seguir escuchando la interesante plática con mi amiga María López, correr al baño o esperar a que saliera Enrique Ochoa de su reunión con los priistas poblanos.

Todo mi mundo se redujo a unos cuantos minutos en el que sentía que la bomba iba a explotar.

Sólo respiraba onda y profundamente. Trababa de ponerle atención a María, trataba de ignorar las señales de mi cuerpo, los malestares y enfocarme en el evento del PRI.

No sé cómo aguanté tres largas horas, pero lo hice con entereza, con toda la firmeza, paciencia y verbal contingencia, dominio de ciencia.

—Hola, mucho gusto soy fulanita de tal, enlace de Enrique Ochoa con la prensa, quiero saber si le vas a preguntar algo para anotarte en la ronda de preguntas y temas— me dijo la fulanita de tal enlace de Enrique Ochoa.

Yo solo la miré con cara de desesperación y le respondí —No, no traigo tema, solo quiero que ya salga— y tal vez pensó que era un joven muy histérico y malhumorado, por lo que se fue corriendo con cara de confusión y miedo.

Por fin, pasaron las 3 horas más largas de mi vida, empezaron a salir los priistas: saludé con cara de desesperado a Lupita Vargas, abracé con pocas fuerzas a Paco Ramos, apenas y le pude decir hola a la Carmenchú y sólo alcancé a decirle a mi Xitlalic Ceja cuanto la quiero.

Salió Ochoa Reza y enseguida fui al chacaleo, o sea a la entrevista. Como no decía nada importante que pusiera al estado o al PRI de cabeza, apagué mi grabador de voz y me alejé de él con dirección al baño.

Por fin me iba a desahogar, pero de pronto los priistas empezaron a entrar al baño: Memo Deloya, Doger, Víctor Díaz, presidentes municipales que no conozco, dirigentes municipales que ignoro y de pronto se hizo una larga fila para el baño y yo cada vez retorciéndome más de las ganas.

Me da pena confesarlo, pero debo hacerlo: estuve casi media hora en el baño y no le veía fin a eso.

Como pude terminé, salí corriendo a Cambio para Juego de Troles, en el trayecto nuevamente mi estómago empezó a hacer de las suyas, le metí más al acelerador, no sé cómo llegué a Cambio. Pasé corriendo al baño saludando a todos —Hola Nena y Huga, hola tía Pau, hola Paco, hola Ale, hola computadora, hola escritorio... hola a todos—.

Tardé 10 minutos, salí, sentía que había vuelto a la vida pero a los cinco minutos otra vez tuve que entrar. En total, entré 3 veces al baño antes del programa de tele y nuevamente en plena transmisión empecé a sudar frío.

Es tan terrible cuando algo te laxa y no puedes hacer ni aguantarte.

Moraleja: No combinen espagueti con jugo de naranja.

¡Claro! Chinguen al guapo.

Publicidad

 

bannerPC

 

 

thehighexperience

Vaniloquio

Banner joanmarin

Publicidad

Loading...