Viernes, 23 de Junio de 2017

Hay que empezar por las bases de la estructura social

Por Daniel Fajardo Patrón / /

Se viene una temporada de procesos electorales importantes no solo para el Estado sino también para el país con la próxima susesión presidencial.

Momentos en que se nos mostrarán a través de diversos mensajes en muchos medios, lo mejor de nuestra región, la esperanza y la viabilidad del desarrollo, el crecimiento de nuestra economía y sobre todo el poder que tenemos como ciudadanos para cambiar nuestra realidad.

Juego de contrastes

Por supuesto la contraparte a estos tiempos de esperanza se verá en las notas que presentan la otra cara de la moneda, políticos corruptos, promesas de campaña incumplidas, negociaciones por debajo del agua y redes de corrupción.

Todos estos mensajes que erróneamente los candidatos utilizan para debilitar al rival tienen sin duda una factura muy alta por cobrar, ya que desprestigiar a un político es a la vez desacreditar a todo el gremio que lo conforma, no importa el partido al que se pertenezca, la desconfianza social que existe con respecto a los mensajes electorales aumenta cada vez que vemos este recurso estratégico que incluso, ha llegado a perder su efectividad debido al filtro que los mismos ciudadanos han puesto para escuchar o leer este tipo de información, ¿corrupto? ¿Y qué tiene esto de novedoso? ¡Era de esperarse! Reacciones que van de la preocupación a la risa.

Una reflexión

¿Qué es lo que los electores queremos decirles a los políticos y que pocas veces quieren escuchar? Es el principio con el que se puede iniciar una campaña que sea auténtica, una en la que las personas quizás puedan confiar.

Por ejemplo, veo inversión en infraestructura en la ciudad algo que como usuario por supuesto celebró pero a la vez encuentro problemas que son de mayor prontitud por atender como las vacunas para bebés en el sector salud que llevan meses reportando desabasto ¿no es esto más importante que construir una cliclopista?

La ciudad contrasta con mensajes que por una parte muestran a Puebla como uno de los mejores sitios para vivir en el país y por otra la leyenda ¡Vecinos vigilantes!, ¡vecinos organizados! ¡Si te vemos robando te rompemos la...!, fotos de personas ensangrentadas al ser detenidos por los vecinos en cada vez más colonias de todos los sectores económicos, ¿no es un problema más importante que resolver antes de estar pensando en construir más espacios de esparcimiento como auditorios o centros comerciales?

Un proyecto que se construye sin cimientos está destinado a colapsar, la base de nuestra estructura requiere de asuntos como seguridad, salud y economía para funcionar, nuestro país ha sufrido fracturas importantes en sus cimientos, y que cegados por construir imagen de desarrollo, hemos tratado de cubrir estos daños con simples apariencias, gobiernos que quieren mostrarse eficaces sin serlo, una aparente economía sólida sin que sus ciudadanos puedan comprar las cosas que necesitan, inseguridad, crimen organizado y tantas cosas que podemos señalar que han pasado de ser eventos aislados, a una cotidianidad y que en cualquier momento de no ser atendidos terminarán por cumplir lo inevitable, colapsar toda la estructura social.

Comparte tu opinión conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx

ANTERIORES