Tuesday, 21 de August de 2018

Desarrollo ¿para todos? una cuestión de equidad y moral

Por Daniel Fajardo Patrón / /

No puedo negar los beneficios que la modernización de una ciudad lleva consigo, es un hecho innegable que las ciudades deben modernizarse, invertir en infraestructura, mejorar sus sitios históricos con la finalidad de atraer mayor turismo que también es una fuente importante de ingresos para la comunidad, pero ¿qué ocurre cuando el desarrollo parece ser un capricho de quienes están en el poder?, ¿cuántas obras pueden ser innecesarias cuando éstas están en buenas condiciones?

¿Cómo ver el desarrollo?

Parece un tanto complejo comprender la facilidad con la que se liberan los recursos para una obra (que por lo general son millones de pesos), la infraestructura y el tiempo que se dedica para concluirla versus los tiempos de espera que colonias, generalmente de la periferia, deben esperar para obtener una resolución por parte de los gobiernos locales; hay sectores que han solicitado por años drenaje, pavimentación, semáforos y la única respuesta por parte de las autoridades se da en tiempo electoral.

¡Qué gran contraste de ciudad! la inversión y los beneficios son para unos cuantos, para quienes representan un negocio para la capital, aquellos que tienen influencias y trabajan a la par del gobierno para gestionar y sacar adelante estos proyectos ¿y los demás ciudadanos?, ¿por qué deben de perderse en la burocracia de una resolución?

Y no solo hablamos de vialidad, también vivienda, escuelas y otros sectores cuya promesa de desarrollo es solo eso, ¡una promesa! Nadie podrá negar conocer a alguien que le haya platicado que las mesas directivas de sus colonias han tratado por años de recibir el apoyo del gobierno y sacar adelante obras que no son puentes ni centros comerciales, cosas tan esenciales como es pavimentar una calle o colocar un sistema de drenaje, por mencionar algunos.

Desarrollo una cuestión también de moral

Por supuesto que esto lo conocen los políticos y las autoridades encargadas de gestionar estas inversiones, y quiero creer que en algún momento llegan a visitar estas zonas, debe ser una presión muy fuerte tener que decidir sobre invertir en sectores de la ciudad “más comerciales” que en zonas habitacionales ubicadas en la periferia, quiero creer que en algún momento se sienten mal por leer un oficio de un asunto que lleva muchos años sin atenderse y decidir colocarlo en la papelera para que la siguiente administración se haga cargo.

La aprobación de estos proyectos debe ser sin duda una cuestión de equidad, de justicia, un gobierno debe buscar ante todo un desarrollo por igual de todos los sectores sociales en todas las ramas, quiero creer que para los políticos es muy difícil aprobar un presupuesto para una obra sabiendo que si distribuyeran el financiamiento que están firmando, podrían atender quizás muchas otras en distintos puntos de la ciudad, debe ser difícil dormir por las noches sabiendo que se deja desamparadas a muchas familias que en los tiempos de lluvia sufrirán por no contar con un sistema adecuado de drenaje que conduzca las agua pluviales lejos de sus hogares, que no caminarán entre lodo por la mañana para asistir a sus escuelas o centros laborales, ¡debe ser muy difícil para ellos! ¿lo cree estimado lector o es solo una utopía mi pensamiento?

Comparte tu opinión conmigo en @danielfajardomx y www.danielfajardo.mx

ANTERIORES

Publicidad

Loading...