Jueves, 27 de Abril de 2017

Vida y Estilo

¡Hasta siempre, Selene!

- Foto: Especial

Y el espacio es un lugar. Tan vacío sin ti

Por Centralitos / /

Selene:

Todos en Central y Página Negra queremos darte las gracias, gracias por la irreverencia, por tu ácido y maravilloso sentido del humor, por compartir tus conocimientos con todos, incluso para quienes llegamos sin saber qué era el periodismo, por tus columnas, por las risas y regaños, por mostrarnos el coraje para defender lo que creíamos, por tu amor a la letras. Por tu personalidad desquiciada, exasperante, escandalosa y estrambótica; como tú misma te definiste retando a tus adversarios... por todos los Yisus Craist y los ¡Miau!

Sabemos que CENTRAL es  tu legado, es tu hijo  y queremos decirte que no te preocupes: lo cuidaremos como si fuera nuestro y lo haremos crecer.  Sabemos que vas a seguir guiándonos desde donde ahora estás, como siempre lo has hecho. Porque no te has ido, sólo cambiaste de lugar. Ahora estás sentada junto a Dios en el poder.

Hoy voy a empezar
Hoy es el comienzo del final
El cocodrilo
Astronauta soy en órbita lunar
Y ahora todo es mejor
La lluvia de asteroides ya pasó
No fue para tanto
Y desde aquí
Todo es insignificante
Nada es tan preocupante
Y el espacio es un lugar
Tan vacío sin ti

Lady Blue
Enrique Bunbury

 

Selene, eres un ejemplo a seguir. Siempre tan fuerte, valiente, alegre y atrevida a la vida. Gracias por los comentarios y los consejos que tomaré en cuenta. Te llevo en mi corazón.

Karen Meza

 

Agradezco a la vida el haber podido conocerte y compartir tantos momentos contigo de este sueño llamado vida. Fuiste y serás por siempre muy exitosa, tu perseverancia te llevó muy lejos, y ahora, simplemente llegas a un lugar donde todo dolor y todo mal no existe, donde algún día todos te alcanzaremos y podremos volver a reír a tu lado.

Randolph Kraker

 

Confiaste en mí cuando más lo necesitaba, me enseñaste que siempre hay que ser el mejor y que todo debe hacerse con pasión. Te llevo en cada uno de mis pensamientos y en cada rincón de mi corazón. Un beso hasta el cielo... hasta que volvamos a vernos. Miau

Laura Valderrabano

 

Jamás podré agradecerte la oportunidad que me diste, no sólo de ser parte de la gran familia que ahora es Central, sino por toda la confianza que pusiste en mí. Por siempre tener las palabras que necesitaba. Me quedo con cada uno de los momentos que compartimos. Me quedo contigo en el corazón. Gracias por todo y nos veremos más adelante.

César Roa

 

Te conocí como la mayoría de las personas, a través de tus columnas, de tus participaciones en Cambio TV y, posteriormente, en los Troles. Desde entonces me acostumbré a tu presencia, escrita o en imagen. Me alegraba  verte, y  esperaba el día de la semana para leer  tu “Dios en el poder”. Después tuve la suerte de conocerte en persona. Me recibiste con una sonrisa en Central para mi entrevista de trabajo y me diste no sólo la oportunidad de pertenecer a esta familia sino de ser parte del nuevo proyecto, Página Negra.  Las veces que te vi en la redacción pude ser testigo presencial de tu energía, de ese sentido del humor tan maravilloso y, entre risas, me incluiste en “Dios en el poder”, lo cual es un gran honor.  También fui testigo de tu generosidad,  te vi sentarte con los compañeros y enseñarles cómo descubrir la nota y cómo llevarla. Y sí, me tocó a mí también: te sentaste conmigo y con naturalidad me explicaste cómo escribir la nota. Espero haber aprendido bien la lección y no defraudarte,  Selene. Sólo me queda darte las gracias por la oportunidad, por dejarme formar parte de este gran proyecto que, créeme, lo sabremos llevar más adelante, justo donde tú querías. Muchas, muchas gracias, querida Selene.

Víctor Zadig

 

Tú fuiste una oportunidad en mi vida, me abriste la puerta a un nuevo mundo y a una nueva familia.

Aunque fue poco el tiempo que compartimos, agradezco el que haya podido conocerte y que hayas podido compartir unos momentos de tu vida conmigo. Fuiste y serás un ejemplo de superación, el cual te llevó muy lejos.

Ahora, simplemente has partido, pero tú legado seguirá marcando generaciones e inspirando a más personas.

Hasta pronto Selene.

 

Eduardo Sánchez

 

Flor de todas las épocas.

En cada letra escrita tu presencia reivindica. Habitas, provocas y renaces.

José Manuel.

 

Mi querida Selene, fundamos este Periódico Central en abril de 2012. ¡Saltamos al vacío! Hoy te nos vas con la satisfacción de haber dejado un gran Periódico. Aquí estaremos par seguro trabajando, siempre con tu hermoso recuerdo a nuestro lado.

Adiós amiga, aquí me quedo ansiosa por volverte a ver, adiós florecita.

Un día seremos mar y nuestras olas llegarán libres a cada playa que quisiste visitar, haremos espuma para tomar el sol y seremos marea cuando queramos viajar. Siempre tendremos Mazunte.

Viridiana Lozano

 

El 16 de enero de 2011 cuando llegue a Diario Cambio a hacer un examen para ser contratado, fuiste tú quien me recibió y me pidió escribir un texto. Después de que lo checaste, fuiste a hablar con Arturo Rueda y regresaste para decirme que me quedaba. A partir de ahí te convertiste en mi maestra de redacción. Cada noche revisabas mis notas, y las cosas absurdas que escribía las guardabas en un documento junto a las de otros compañeros. Odiaba que mientras revisaras no parabas de ver tu Facebook porque me iba más tarde; pero eran muy divertidas las anécdotas que me contabas sobre la gente que aparecía.

Admiraba, y eso lo aprendí, como sacabas notas de la basura. Donde parecía que no había nada, salía la mejor información: “están para hacer calidad de notas, no cantidad”, me decías.

Poco a poco comencé a ver como se iban compañeros de la redacción de Cambio. Fue triste cuando te fuiste. Me pediste que me fuera contigo para empezar Periódico Central, y entendiste que debía quedarme.

Hace cuatro meses me adoptaste con los “centralitos” ¬–como los llamabas–, no sin antes reclamarme por no haber llegado directo contigo y hacer una escala. Gracias por los aprendizajes, las risas, las fiestas, el sarcasmo, la irrreverencia y por confiar en mí.

Osvaldo Macuil

 

Selene:

Primero debo reconocer que nunca antes me había costado escribir algo, simplemente las palabras no fluyen, mi cabeza es un tornado, mi corazón está partido en dos y conforme redacto estas líneas llegan todos los recuerdos que vivimos.

Siempre serás mi musa periodística, gracias a ti encontré la pasión por el periodismo, gracias a ti me encontré a mí mismo, tengo mucho que aprenderte, pero tu legado que dejas en CENTRAL me recordará que seguirás aquí en nuestros corazones.

Me alivia saber que no te duele más, que ahora eres aún más libre y seguramente en donde estés ya preparas tus próximas historias que esperaré con ansias volver a leerlas y a reírme con ellas.

Eres una gran mujer, una guerrera que nos enseñó a combatir la peor de las batallas y siempre con una sonrisa de oreja a oreja, que me deja como enseñanza a jamás darme por vencido.

Son tantas cosas que vienen a mi mente como que tengo el peor nombre para firmar una nota, mis camisas exóticas, mis respuestas hoscas, “mis aires de divo”, el gotcha, las fiestas de CENTRAL, las de Cambio o la de 360 y el gracioso “como me” o cuando imitabas a Iris en muletas, tu deliciosa comida y que preparabas los mejores chilaquiles del mundo. Tus cumpleaños, los regaños, los apapachos, que to fui tu consen cuando me diste Taller de periodismo, tus bromas, los astronautas, tus carcajadas y un sinfín de memorias que pasamos como alumno/maestra, trabajador/jefa, como amigos.

Y aunque no podré palparte más, sé que eres eterna, Selene, te llevaré en mi corazón y en mis pensamientos, en cada reportaje, en cada experiencia reporteril, en mi vida. Te prometo que dejaré de ser hosco —bueno solo un poco—, te prometo que por ti me pondré más camisas exóticas con muchas flores y estampados de animal print o cualquier otra cosa que solo a mí se me ocurriría.

La diosa en el poder ahora brilla como la luna y cada que la vea será para recordarte, para cuando tenga dudas de cómo hacer las cosas, para platicar contigo, y seguramente ahora debes estar leyéndome y ya me habrías cambiado la entrada verdad ¡Miau!.

Gracias infinitas por todo lo que me brindaste, te adoro, mi musa periodística, Selene Ríos.

Esteban de Jesús López

 

Ante la ausencia no hay palabras, el alma se quiebra y cunde la desesperanza…. Pero la muerte no es más que el principio de la vida, querida Selene… gracias por tu legado, tus enseñanzas, tu irreverencia, tu ingenioso sarcasmo y sentido del humor… pero  sobre todo por tu confianza, por creer en mi cuando diste vida a este pequeño llamado CENTRAL e incluirme en esta aventura que, pese a tu pronta partida, continúa.

Tu perspicacia periodistica siempre te permitió ir un paso adelante, en tu pícara astucia te anticipaste al destino de todos y ahora contaras tus historias desde la eternidad

Adiós Selene y buen viaje, ahora eres más libre que siempre, me quedan tus palabras, tus risas, tus bromas…. 

Te vamos a extrañar

David Arroyo

 

Gracias, Selene, muchas gracias. Confiaste en mi cuando llegue hace 3 años a Periódico Central a buscar trabajo. Desde el principio sentaste las bases del trabajo contigo, se puede echar todo el desmadre que se quiera, pero siempre se tiene una responsabilidad y siempre se tiene que cumplir. No hay que ser "mal hechos" como siempre nos recordabas.

La primera conexión que tuve contigo fue un día en la redacción cuando pusiste a Vicentico, un gusto que teníamos ambos, enseguida empezamos a platicar sobre la canción y llegué a la conclusión que conocerte estaba en mi destino ya que ambos coincidimos en el concierto de él en 2011 y sin exagerar sé que estabas justo a mi lado. Otra cosa curiosa fue descubrir que cumplíamos años con solo 3 días de diferencia, una vez te lo recordé y me dijiste que éramos hermanos cósmicos y así quiero siempre recordarte.

Central es de las mejores cosas que me va a pasar en la vida sin exagerar, no solo por tener un trabajo que me gusta sino por conocer a todas las personas que hacemos este periódico al grado de vernos como amigos y no como compañeros, pero siempre eras tú la base de toda esa amistad, fuiste la responsable y siempre estaré agradecido por eso.

Cuando llegabas a la redacción sabía que en esa tarde iba a haber muchas risas, burlas, apodos y anécdotas que siempre contabas y que hacían soltar la carcajada junto con la tuya.

La forma en que hacías Central nos contagiaba a siempre ir por más, a creer en el proyecto que hoy ya es una realidad.

Hace un año en la cena de Navidad te hice una promesa, que Central iba a ser el mejor medio de Puebla y me da gusto saber que todo el equipo lo está logrando y estamos a muy poco.

Gracias Selene, gracias hermana cósmica

Salvador Rugerio

 

Esa niña de suéter ombliguero, la chilpancingueña, la que opinaba al final de clase para que no le pusieran falta se volvió mi mejor amiga en la Universidad cuando decidió aparecer de improviso en el funeral de mi madre. De eso ya se cumplieron quince años.

Compartimos el primer y segundo empleo cuando decidimos locamente enamorarnos del periodismo. Años más tarde fundaste CENTRAL y me impulsaste a crear PÁGINA NEGRA.

Siempre fuiste la más ácida y crítica, la mejor cómplice, la mejor amiga, la de pasos firmes, la que apoyaba preguntar, la hermana por elección, la columna vertebral de este equipo.

Oh mi Diosa en el Poder.

Mi Diosa de la Luna.

Hoy eres eterna.

Edmundo Velázquez

 

Es tan difícil expresar la falta que me harás, no tengo palabras para agradecerte toda la confianza y el cariño que me brindaste.

Eres mi ejemplo a seguir en muchas cosas. Fuiste una gran periodista, una gran mujer, una gran maestra.

Gracias por todas tus enseñanzas, risas, historias, regaños, por enseñarme el valor del periodismo y de la vida con tu constante lucha y la fortaleza que tanto admiro.

Mil gracias.

Te extrañaré mucho y te tendré presente en mi vida, en cada edición de Central y en cada reportaje, con el sello irreverente que te caracteriza.

Gracias por seguir iluminándonos.

Nos volveremos a encontrar Selenita

Iris Cano

 

Se nos adelantó tu valentía, compañía, irreverencia y tu sonrisa tan singular.

Tú fuiste quien confío en mí y me diste la oportunidad de aprender más del periodismo.

Central no se acaba hasta que se acaba. Seguiremos escribiendo historias en tu memoria.

 

Ilse Contreras

 

Asi te despidió el mundo:

COMENTARIOS